Sexting

Estoy realizando el NOOC “”Cuidado de la identidad digital (Sexting y otras prácticas de riesgo)”

En INTEF,  la plataforma de formación del profesorado del MECD .

Además de la formación hay recursos muy interesantes:

– Plataformas tecnológicas y redes sociales

Con carácter general, una persona cuya imagen esté siendo difundida sin su consentimiento, puede solicitar su retirada a las plataformas y redes sociales donde se hayan detectado estos contenidos las imágenes. En los casos particulares de contenido sensible también deben solicitarlo de manera paralela a la petición realizada a través de la AEPD.

A continuación os facilitamos los enlaces a los formularios que cada plataforma o red social pone a disposición de sus usuarios:

Difusión Ilegítima de Contenidos Especialmente Sensibles


¿Tienes Dudas?Nueva ventana

Si tiene conocimiento de la existencia de determinadas imágenes de contenido sexual o que muestran actos de agresión, cuya difusión sin el consentimiento de las personas afectadas está poniendo en ALTO RIESGO sus derechos y libertades, y no ha logrado su retirada a través de los canales especialmente previstos por el prestador de servicios, puede presentar una reclamación por esta vía.

https://sedeagpd.gob.es/sede-electronica-web/vistas/formNuevaReclamacion/canalprioritario.jsf

– Busca ayuda y apoyo

Ante una situación nueva, delicada y estresante, es importante buscar ayuda especializada y/o apoyo de otro adulto. Se trata de estar acompañado durante el proceso y tener una guía sobre qué hacer. En este sentido, IS4K y la Fundación ANAR pueden servir de ayuda.

Si la difusión de imágenes se da en el ámbito escolar, contactar con el centro educativo puede ser una buena idea. Además, se puede llamar también al Teléfono Contra el Acoso Escolar puesto en marcha por el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

NACE (No al ACoso Escolar)

a través de NACE (No al ACoso Escolar)

NACE (No al ACoso Escolar)

Es un tema en el que todo el mundo tiene que estar implicado, cada uno en la medida de sus posibilidades y aportar posibles soluciones o medidas para que disminuya. Posiblemente sea imposible erradicarlo, pero sí podemos esforzarnos para que los casos se vayan reduciendo.

Recordamos otras entradas en las que, basándonos en novelas de Stephen King, podíamos analizar el fenómeno, sus consecuencias y unas posibles formas de combatirlo.

Hay una página muy interesante en la que se proponen soluciones concretas, además de ofrecer muy buenos consejos por Instagram, todo ello muy accesible. Es NACE (No al Acoso Escolar).

Aquí está su enlace en Instagram.

https://www.instagram.com/nace_no_al_acoso_escolar/

La página también es muy completa: https://www.noalacoso.org/

Se trata de una asociación en la que se puede colaborar de muchas maneras. Tiene numerosas publicaciones y un apartado especial dedicado al acoso propiamente dicho.

https://www.noalacoso.org/sobre-el-acoso/acoso-que-hacer/ La clave es denunciarlo siempre que se produzca, nunca puede imperar el silencio, que es lo que lo alimenta. Y no sólo eso. También se ha creado un programa de aplicación en los centros en el cual el alumnado es partícipe. Los mayores ejercen de tutores de los más pequeños. Se llama Programa TEI (Tutoría entre iguales) y creo que la experiencia merece la pena.

Este programa está desarrollándose en Asturias en varios centros, entre ellos el instituto dónde trabajo: IES Padre Feijoo, en la Calzada, Gijón.

cursos sobre ciencias sociales y liderazgo

52 cursos online gratuitos sobre ciencias sociales y liderazgo

liderazgo

La última lista de cursos gratuitos que hemos seleccionado para realizar en abril está dedicada a las ciencias sociales, al liderazgo y al trabajo en equipo.

Aquí los tenéis:

Cursos en castellano sobre ciencias sociales

Cursos en inglés sobre ciencias sociales

4 cursos de la Universidad de Duke, que analiza diferentes tipos de argumentación y sus aplicaciones:

Otras propuestas:

Un material imprescindible en la escuela de la era digital.

Revista Comunicar

El contexto
mediático actual demanda nuevas formas de enseñanza y metodologías acorde a las
necesidades que, a la luz de los hechos, los más jóvenes tienen.

En este sentido el libro Pedagogías digitales, redes sociales y cibermedios en la escuelase convierte en un ejemplo claro donde el profesor Gustavo Hernández Díaz ofrece un utilísimo instrumento que, no sólo toma en cuenta y actualiza los estudios relevantes en la materia sino que aporta una guía práctica para “lidiar” en el aula aprovechando todas las potencialidades de los medios en entornos digitales.

La obra no se
adscribe a la categoría de manual para seguir al pie de la letra sino de una
estrategia pedagógica que desde el aula busca la sintonía con las novedosas
precisiones sobre la forma humana de conocer y abona el camino para utilizar
creativamente los recursos y plataforma del mundo digital.

A lo largo de
la…

Ver la entrada original 217 palabras más

Dimensiones para formar y evaluar la competencia de trabajo en equipo

a través de Dimensiones para formar y evaluar la competencia de trabajo en equipo

La competencia de trabajo en equipo tiene tres dimensiones: la personal, la grupal y la de resultados.

  • La dimensión personal se refiere a la adquisición de la competencia a nivel individual, que se puede comprobar por indicadores como: responsabilidad, compromiso, cooperación, acciones de liderazgo (que no es lo mismo que liderazgo), transparencia, cumplimiento de plazos, ritmo de trabajo, comunicación, ….
  • La dimensión grupal se refiere a tareas o fases que se deben realizar en un trabajo en equipo. Dichas fases tienen dos objetivos: definir el alcance, justificación y viabilidad del objeto del trabajo y garantizar que el trabajo se realice en las mejores condiciones: ajustar el presupuesto, realizarlo en plazos, evitar errores, disponer de protocolos para imprevistos, coordinación, resolución de conflictos….
  • La dimensión de resultados son los productos finales que se obtienen como consecuencia del trabajo en equipo. Aunque el resultado final (informe, producto, recurso académico,….) es el más habitual, hay otros no menos importantes como son la documentación y las lecciones aprendidas.

Nuestra labor como profesorado es, primero formar en la competencia y posteriormente evaluarla pero ¿cómo hacerlo?

Son necesarios tres elementos:

  • Un método de trabajo en equipo que contemple las tres dimensiones adaptadas al trabajo en equipo académico. En mi caso utilizo el método CTMTC. Este método contempla las tres dimensiones y utiliza TIC para poder realizar un seguimiento en tiempo real. Es un método que permite realizar evaluación continua y formativa. Se garantiza la adquisición de la competencia.
  • Un método de aprendizaje. El que mejores resultados nos está dando es el método de Aula invertida, pero no cualquiera, debe ser uno que tenga actividad intermedia o generación de evidencias por parte del alumnado mientras realiza la lección en casa. El que utilizo es el método MFT. Este método nos permitirá reducir el esfuerzo requerido para realizar la evaluación continua y formativa.
  • Un conjunto de indicadores evaluables para cada dimensión. Para evaluar las distintas dimensiones es necesario observar evidencias que se correspondan con los indicadores. Para las dos primeras dimensiones (individual y grupal) los indicadores son comunes y se pueden deducir a través de evidencias observables. Esto es lo que permite tanto al profesorado como al alumnado realizar un seguimiento continuo. Respecto a la dimensión de resultado hay dos indicadores comunes para los resultados de documentación y lecciones aprendidas. Sin embargo para el resultado final (el producto o informe) dependerá mucho del formato de presentación (impreso, online), del alcance (privado solo para el profesorado, para la clase o público), de la materia y del objetivo didáctico que se pretende alcanzar con el resultado.

Preparar a un niño para la igualdad

Cómo preparar a un niño para un mundo de igualdad

Educar a un hijo para que se libre del machismo es tan importante como elegir un buen colegio

visto en EL PAÍS

Han nacido con el fin del silencio. Son niños que están creciendo en medio del despertar de una nueva conciencia feminista y, aunque la cifra de 49 mujeres muertas a manos de sus parejas en el 2018 revela que aún queda mucho por hacer, los pequeños están siendo testigos del desarme de la violencia patriarcal.  Si la era #MeToo trae algún cambio, será uno en la educación, que es el reto más importante. Como dice la activista Gloria Steinem, “el gran problema de todos, hombres y mujeres, no es aprender sino desaprender”… el machismo, en este caso.

No es tarea fácil. Primero hay que asimilar que enseñar al hermano mayor a que vigile a la pequeña cuando salga de noche quizá no sea lo más acertado. Luego necesitamos comprender qué quiere decir que la violencia de género es un problema de educación. ¿Es no levantar faldas en el patio del colegio? ¿Repartir equitativamente las tareas del hogar entre el niño y la niña? Esto es lo que los opinan los que más saben del asunto.

Predica con el ejemplo o “aquí fregamos todos”

A los padres les preocupan cosas como que sus hijos tengan conductas violentas o desafiantes con otros niños, por eso les corrigen cuando insultan o levantan la mano a un amiguito -aunque a veces pueden tomarse los castigos como una recompensa-. Pero muchos progenitores no se paran a analizar la forma en que ellos se relacionan con sus niños. “¿Qué aprenderá si le digo que no grite mientras le levanto la voz, que no pegue a su hermana mientras le zarandeo del brazo, que no insulte mientras le recuerdo lo tonto que es?”, se pregunta la psicóloga sanitaria experta en violencia de género Penélope Piñera. Con la igualdad pasa lo mismo.

“Antes de plantearse cómo educar a sus hijos e hijas en un contexto de igualdad, los padres deberían analizar desde qué parámetros fueron educados ellos, y qué papeles desempeñan dentro su propio sistema familiar. No es eficaz tratar de educar a un hijo en la corresponsabilidad de las tareas del hogar mientras observan cómo, en su día a día, es su madre quien renuncia a su tiempo para hacer las tareas domésticas”, reflexiona.

El nuevo padre no acepta un papel secundario en la crianza

Son muchos los hombres a los que desde hace ya tiempo no les compensa el machismo, que ya no se sienten cómodos ni identificados con el modelo de masculinidad patriarcal. A pesar de seguir teniendo más derechos y privilegios que las mujeres, se sienten explotados por un sistema en el que deben encontrar un nuevo modelo de ser propio, no impuesto.

Hablar de sexo en la era del meToo

No se han dado su primer beso, pero ya consumen porno y Google es la escuela de sexo donde aclaran todas sus dudas. Sin embargo, los padres siguen siendo necesarios. La experta en sexología María del Mar Padrón aconseja cómo deben abordar el tema del sexo con ellos.

La sexualidad explica procesos tan importantes para el desarrollo personal como la identidad de género, los roles de género, las fantasías, los vínculos afectivos… Los hijos necesitan ayuda para aprender a conocerse, aceptarse y vivir su sexualidad plenamente.

Hay que promocionar los valores positivos implícitos en la sexualidad, aquellos que hacen referencia al placer, al respeto, a la confianza, a la libertad, al conocimiento, a la comunicación, a la igualdad y a la diversidad.

Cuando pregunten, responder con evasivas o gestos de reprobación no es lo más aconsejable. Tampoco lo es hacer chistes machistas o comentarios inadecuados, ni siquiera ante la escena de una película.

Lo que más valoran tanto las chicas y chicos es la honestidad. Está bien reconocer que hablar de estas cosas cuesta, y un padre puede admitir que desea que su hijo tenga información y que, si él no puede dársela, quizá haya que recurrir a otras personas.

“El género es una construcción social y cultural, por tanto el concepto de masculinidad y feminidad no es algo estático sino que se aprende, se impone, se desarrolla o se modifica en función de muchos condicionantes externos. No solo es posible encontrar nuevos modelos de masculinidad, es absolutamente necesario para lograr una sociedad más justa e igualitaria”, profundiza Piñera.

Un ejemplo es el decálogo de principios básicos para tomar conciencia sobre la necesidad de un cambio desde la responsabilidad masculina, que la Asociación de Hombres por la Igualdad (Ahige) ha elaborado. Entre ellos destaca “el proceso y replanteamiento de la relación con sus hijos e hijas. Un nuevo hombre y padre que ya no acepta continuar con un papel secundario e intenta que la relación sea más completa, aprendiendo a implicarse directamente con ellos y ellas”. El objetivo es claramente cuidar mejor a sus hijos.

El hombre caballeroso del siglo pasado, ese que era amable con la mujer colocándola en un pedestal porque la veía como un ser vulnerable y con necesidad de protección, está muriendo. Ahora vemos nacer a uno nuevo al que le han transmitido valores de cuidado y protección a las personas que quiere, independientemente del sexo al que pertenezcan.

Hay que erribar el mito (que tanto daño hace) del amor romántico

La psicóloga de la Universidad de Kentucky Christia Brown, aseguró en un reportaje publicado en el periódico estadounidense The New York Times que cuando las chicas terminan la escuela secundaria, la mayoría ha sido acosada sexualmente. El artículo se hizo viral en el país, pero no hace falta ir a los institutos americanos para detectarlo. El problema es global. En España, según datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, el número de menores de edad enjuiciados por violencia de género aumentó un 40% en 2017, con 226 chicos juzgados por malos tratos a sus parejas.

María del Mar Padrón, especialista en sexología, coeducación y violencia de género, señala como origen del maltrato el mito del amor romántico, ese que se basa en el sufrimiento, la renuncia, los celos y el control como muestras de amor. “El mejor antídoto para luchar contra él es que los padres aceptemos y tratemos por igual a hijos e hijas, dándoles a cada cual su propia identidad. Hay que fomentar la empatía y la ética del cuidado en los chicos, y el valor de la autonomía en las chicas”, indica la experta. Esta educación hará que sean capaces de relacionarse de una manera más sólida, sin machismo de por medio y tratándose como iguales.

Reformular unos roles de género muy desfasados

En una sociedad cada vez más unisex es casi obligatorio preguntarse para qué sirven los roles de género, esas manifestaciones del tipo “las niñas son más obedientes y maduras y los niños más brutos, pero más nobles”. Son coletillas que chirrían con solo leerlas, pero que no dejamos de repetir, y no tienen nada que ver con factores biológicos; se dan en los seres humanos independientemente de su género.

“Es cierto que los roles de género cumplen con un objetivo en función de lo que una sociedad considera adecuado para hombres y mujeres en cada momento histórico, el problema está en que en la mayoría de las sociedades actuales predomina un sistema patriarcal donde se ejerce la supremacía de lo masculino, donde se sitúa al varón como referente”, explica Piñera. Un ejemplo ilustrativo es utilizar el masculino como genérico universal, justificándolo con la idea de que incluye a las mujeres.

Hay que reformular los roles, y la tarea que comienza con los juguetes y sus imperfecciones, que se dejan de lado en los catálogos actuales, que además los distingue por sexos. “La pregunta que todo el mundo debería hacerse es: ¿se necesitan los genitales para jugar con ellos? No, pues entonces todos los juguetes son igualmente válidos para niños o niñas. Los únicos criterios que deberíamos tener en cuenta a la hora de elegir un juguete son la edad, las destrezas o capacidades que desarrollan, los gustos…”, matiza la experta.

Ojo con la música, las películas y la moda

Por muy bien que lo estemos haciendo en casa, hay aspectos externos que pueden disolver todo lo que hemos ido creando. Películas, series, música, que transmiten la idea de que hay parejas predestinadas, que los celos son una muestra de amor, que cualquier sacrificio es válido por la pareja… No hacen ningún bien en nuestra lucha por educar a nuestros hijos en un ambiente de igualdad de derechos y oportunidades.

“De poco sirve si en casa nos relacionamos de forma igualitaria y no violenta pero la música que escuchan nuestros hijos varones hace apología de la violencia y el abuso sexual, si sus películas les transmiten roles de género donde las mujeres son frágiles y sumisas, y están siempre a la espera a que un príncipe las rescate”, concluye la experta.