EL PROFESORADO, SU FORMACIÓN Y EL TRABAJO EDUCATIVO

La defensa de una escuela democrática al servicio de la sociedad y del interés común sitúa en el centro de la educación al profesorado y a las comunidades educativas, de ahí nuestra preocupación por abrir un debate sobre el profesorado, su formación y el trabajo educativo. En ningún caso se trata de concretar aspectos específicos sobre el estatuto docente que puedan corresponder a la negociación colectiva, en la que son los sindicatos, representantes legítimos, quienes deben garantizar los derechos del profesorado, como los de cualquier otro trabajador o trabajadora. Pero sí de incluir en el debate el “gran retroceso” que está sufriendo la educación democrática ante los riesgos de la globalización y del nuevo liberalismo que están incidiendo en mecanismos que desvirtúan la autonomía y profesionalidad del docente. A partir del contexto educativo actual y de la crisis educativa “silenciosa” que estamos viviendo, es necesario volver a poner de relieve el modelo de profesional docente ligado a un trabajo autónomo, reflexivo y comprometido, lejos de la figura de un aplicador de estándares y normas, sujeto a perfiles profesionales que no corresponden con el trabajo educativo.

a través de EL PROFESORADO, SU FORMACIÓN Y EL TRABAJO EDUCATIVO — Por otra política educativa

Anuncios

Estilos de aprendizaje

La innecesaria pero creciente investigación sobre estilos de aprendizajes

Escribe Raidell Avello Martínez, Universidad de Cienfuegos (especial para el blog CUED)

http://blogcued.blogspot.com.es/2017/10/la-innecesaria-pero-creciente.html

 

Es innegable el crecimiento de las investigaciones sobre estilos de aprendizaje que se puede percibir en las principales revistas de educación, tanto en entornos presenciales como online. Muchos autores defienden los estilos de aprendizaje como “aquellos rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos, que sirven como indicadores relativamente estables de cómo los estudiantes perciben, interaccionan y responden a sus ambientes de aprendizaje”.
De igual manera, otros investigadores relacionan los estilos de aprendizaje a las aptitudes del ser humano, su talento, medios, instrumentos personales con los que cuentan para interactuar con la realidad, de forma efectiva según su propia característica; lo cual, indudablemente tiene un gran valor para los educadores y psicopedagogos en el importante objetivo de mejorar y personalizar el aprendizaje de sus estudiantes.
Los seguidores de esta teoría proponen que las personas se dividen según su estilo de aprendizaje, por ejemplo, en visuales, auditivas o cinestética, entre otras muchas clasificaciones, algunas bien complejas y con más de 20 estilos, algunos ejemplo argumentan: “las personas visuales aprenden mejor con gráficos y diagramas”, “las auditivas aprenden mejor escuchando”, y “las cinestéticas aprenden mejor a través del movimiento y la experiencia”.
Como resultado de estas investigaciones, a muchos estudiantes, padres, profesores e investigadores, les parece adecuado decir que como las personas prefieren aprender de forma visual, auditiva, cinestética, u otras, deberíamos adaptar la enseñanza, las situaciones y los recursos educativos a estas preferencias. Sin embargo, la teoría de los estilos de aprendizaje ha recibido numerosas críticas. La principal crítica es que no hay una base científica real que sustente, en primer lugar, que los alumnos tienen realmente un cierto estilo de aprendizaje óptimo, y en segundo lugar, que estos son conscientes de cuál es su estilo de aprendizaje personal y/o si hay una manera confiable y válida para determinar este estilo (An y Carr, 2017).
Unos de los principales críticos son Kirschner y van Merriënboer, (2013), quienes plantean que los estilos de aprendizaje clasifican mal (en realidad encasillan) a los estudiantes. Recientemente, Kirschner (2017), plantea que el primer problema es que la gente no puede simplemente agruparse en grupos específicos y distintos como muestran varios estudios (Druckman & Porter, 1991, citado por Kirschner, 2017). La mayoría de las diferencias entre personas en cualquier dimensión que uno pueda imaginar son graduales y no nominales. Los partidarios del uso de estilos de aprendizaje tienden a desconocer esto y usan criterios arbitrarios, como una mediana o una media en una cierta escala para asociar a una persona con un estilo específico.
El segundo problema que plantea Kirschner tiene que ver con la validez, confiabilidad y poder predictivo de las pruebas de estilos de aprendizaje que se están utilizando. Por ejemplo, Stahl (1999) reportó inconsistencias y baja confiabilidad en la medición de estilos de aprendizaje cuando los individuos realizan una prueba específica en dos momentos diferentes.
De igual forma, Coffield y colaboradores (2004), seleccionaron 13 de los 71 modelos de evaluación de estilos de aprendizaje, y evaluaron sus propiedades psicométricas: seis no cumplieron con criterios psicométricos, tres “se acercaron a cumplir” con los criterios psicométricos, otros tres cumplieron la mitad. Sólo uno de los modelos cumplió con los requisitos mínimos psicométricos (y el que cumplió con los requisitos no está dirigido a estudiantes sino más bien a docentes). Asimismo, Massa y Mayer (2006), en una serie de tres experimentos donde evaluaron si seguir la modalidad preferida del alumno (visual o verbal), generaba diferencias en el aprendizaje.  Lo que encontraron es la modalidad de presentación no tiene impacto en términos de resultados. Digamos, si un alumno “visual” recibe un contenido de forma visual o verbal da lo mismo.
Otro problema que se critica con respecto a la medición de los estilos de aprendizaje es la poca idoneidad de los cuestionarios de auto-informe para su evaluación. La razón es que los estudiantes no son capaces, o no están dispuestos, de informar lo que en realidad hacen, o lo que creen que hacen. En correspondencia, Massa y Mayer (2006), encontraron que cuando los estudiantes informaban su preferencia por la información verbal en lugar de la información visual, esta preferencia solo estaba débilmente relacionada con sus habilidades reales medidas objetivamente (es decir, su capacidad espacial).
En resumen, cabe preguntarse si verdaderamente los estudiantes saben lo que es mejor para ellos. Muchos de estos estudios demuestran que estudiantes que expresaron preferir una forma particular de aprender, en la mayoría de los casos no tuvieron mejores resultados usando dicha forma, o incluso mostraron peores resultados. Ciertamente, no parece prometedor la hipótesis de los estilos de aprendizaje si se tiene en cuenta que ha estado dando vueltas durante 40 años, y no hay suficiente evidencia como para justificar el tremendo gasto de recursos que significa evaluar a todos los estudiantes y tener varias versiones de un mismo contenido según el estilo de los alumnos.
Teniendo en cuenta estos elementos coincido con las conclusiones del estudio de Massa y Mayer: “añadir ayudas visuales a una lección online que tenía mucho texto tendió a ser de utilidad tanto a visualizadores como a verbalizadores”, es decir, enriquecer el material sirvió a todos por igual, más allá del estilo de aprendizaje asociado. En fin, no creo que sea de mucha ayuda hacerle creer a un estudiante que tienen un estilo de aprendizaje, sino, lo que necesita es un repertorio flexible del que escoger dependiendo del contexto.
Referencias

An, D., & Carr, M. (2017, in press). Learning styles theory fails to explain learning and achievement: Recommendations for alternative approaches. Personality and Individual Differences.

Coffield, F., Moseley, D., Hall, E., & Ecclestone, K. (2004). Learning styles and pedagogy in post-16 learning A systematic and critical review. Learning and Skills Research Centre, 84.

Kirschner, P. A. (2017). Dejad de Propagar el Mito de los Estilos de Aprendizaje. [Traducido y adaptado por: Héctor Pijeira Diaz y Raidell Avello Martínez] https://onderzoekonderwijs.net/2017/02/26/dejad-de-propagar-el-mito-de-los-estilos-de-aprendizaje/

Kirschner, P. A. (2017). Stop propagating the learning styles myth. Computers & Education, 106, 166-171. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0360131516302482

Kirschner, P. A., & van Merriënboer, J. J. G. (2013). Do learners really know best? Urban legends in education. Educational Psychologist, 48(3), 169e183. http://dx.doi.org/10.1080/00461520.2013.804395.

Massa, L. J., & Mayer, R. E. (2006). Testing the ATI hypothesis: Should multimedia instruction accommodate verbalizer-visualizer cognitive style? Learning and Individual Differences, 16, 321–335. http://doi.org/10.1016/j.lindif.2006.10.001

Rawson, Stahovich, & Mayer. (2016). Homework and achievement: Using smartpen technology to find the connection. Journal of Educational Psychology.

Riener, C., & Willingham, D. (2010). The Myth of Learning Styles. Change: The Magazine of Higher Learning, 42(5), 32–35. http://doi.org/10.1080/00091383.2010.503139

Stahl, S. A. (1999). Different strokes for different folks? A critique of learning styles. American Educator, 23(3), 27-31.
Raidel  Avello ravello@ucf. edu.cu

Educación: ¿Innovación o retorno?

Educación: ¿Innovación o retorno?

visto en el blog Café de Ocata

El 31 de octubre de 1938 aparecía en el Time un artículo titulado “Education: Progressives’ Progress”. Comienza de esta manera: “Hace veinte años la educación progresiva estaba en sus inicios y se reducía a un pequeño grupo de escuelas privadas. Ahora afecta predominantemente a la escuela pública”.
Los norteamericanos llamaban “educación progresiva” a lo que algunos llaman hoy, con escaso sentido de la objetividad histórica, “escuela innovadora”. Sus características, según el articulista, eran las siguientes:
  • Concede muy poca importancia a los aspectos formales y sistemáticos.
  • Prioriza el aprendizaje informal, la experiencia y la actividad, buscando el desarrollo de la iniciativa individual del alumno.
  • El maestro no es controlador, sino un guía.
  • La educación no es una mera preparación para la vida futura. Por eso el interés y las necesidades del niño dan forma al programa educativo.
  • El proceso es más importante que el resultado.
  • Los niños aprenden haciendo (construyendo, pintando…) y se hacen demócratas practicando la democracia, resolviendo en la escuela los mismos problemas a los que tienen que hacer frente en la calle.
  • La educación nace de la propia experiencia, no de la información acumulada en los libros.
  • En lugar de pupitres fijos, hay bancos de trabajo; en lugar de libros de texto, diarios, revistas, libros de referencia.
  • No se estudian lecciones por asignaturas, sino que se elaboran proyectos.
  • Mientras aprenden haciendo, los niños aprenden a aprender.
  • Los tratan a sus profesores como amigos. La clase es una comunidad democrática.
  • Los padres están activamente implicados en la educación de sus hijos. Forman parte también de la comunidad democrática.
  • Una escuela progresiva es ruidosa, aparentemente caótica, pero eso significa que los alumnos están ocupados en actividades.
  • Cuando un alumno se muestra indisciplinados o de mal humor, no es enviado al director, sino a un psiquiatra, “que intenta encontrar que es lo que va mal en casa”.
  • Los maestros disponen de un conocimiento global del alumno y valoran su progreso sin necesidad de exámenes. Ofrecen informes narrativos de los alumnos en lugar de notas que cubren todos los aspectos de su desarrollo.
  • La escuela es un instrumento del cambio social. Cada escuela ha de ser un embrión de una sociedad democrática en la que el niño participa como un miembro de pleno derecho.
Aunque el tono general del artículo es laudatorio, hay un par de sombras planeando por el mismo. Primero porque sugiere que a diferencia de lo que había ocurrido a comienzos de siglo, en los años treinta la imagen de la escuela progresiva ya no era la de grandes maestros, sino la de sus propagandistas, “un grupo de jóvenes cuyo trabajo es vender educación progresiva”. En segundo lugar, el articulista reconoce que los alumnos de las escuelas progresistas no acceden a la universidad mejor preparados que el resto, pero tiene el cuidado de observar que “el objetivo de la educación progresiva es más profundo que la cuestión de la eficiencia. El primer principio y la religión de la educación progresiva es la democracia, y su mayor preocupación es la de cómo alcanzarla”.
En realidad la educación progresiva se hundió en los años cincuenta por los malos resultados de sus alumnos. Los demócratas fueron retirándole poco a poco su apoyo y hasta la misma Eleanor Roosvelt llegó a decir que eso de la educación progresiva era una idea que parecía buena, pero que no lo era. Sin embargo algunas escuelas se mantuvieron fieles a su ideal, sin importarles las críticas a sus resultados. Eran escuelas que acogían a los hijos de los conocidos como “limousine liberals”. Los hijos de los Rockefeller, por ejemplo, iban a la Lindon School, la escuela experimental de la Universidad de Columbia.
Por lo que leo, los actuales revitalizadores de estas ideas parecen estar convencidos de que si hasta el presente han fracasado, no ha sido porque no fueran buenas, sino porque ellos no estaban al mando de las mismas.

Educar en casa

La escolarización en casa
Hace tiempo que vengo observando el aumento de la escolarización en casa, tanto en Europa como en los Estados Unidos. Sospecho que seguirá aumentando porque el discurso que se está imponiendo en la pedagogía posmoderna carece de argumentos para oponerse a ella:

1. Si aceptamos el pluralismo como un principio indiscutible y mi cuerpo es mío y nadie tiene derecho a decirme lo que tengo que pensar, ni a inmiscuirse en mi forma de vivir, ¿por qué dejar a mi hijo en manos de una institución que lo controla y pretende educarlo?

2. Si la individualización de la educación y la emotividad son la clave de la nueva educación, ¿por qué no educar a nuestros hijos en casa? ¿Quién los conoce mejor que los padres y quién establece lazos afectivos más fuertes con ellos?

3. Si la escuela se ha quedado vieja (anclada en el siglo XIX), ¿por qué en lugar de pretender mejorarla, no la dinamitamos y creamos una alternativa radical a la escuela?

4. Si el maestro ya no tiene nada que transmitir y su papel es el de acompañante, un padre con un cursillo de coach puede suplir su papel perfectamente.

5. Si educar significa dejar expresarse lo que el niño lleva adentro, el lugar adecuado es la familia, porque es donde su interioridad es mejor aceptada y comprendida.

Si a lo anterior añadimos que los estudios disponibles nos indican que los niños escolarizados en casa ni se socializan peor, ni tienen conocimientos más bajos (de hecho, los padres suelen tomarse los conocimientos muy en serio), ¿qué argumentos podemos oponer a la escolarización en casa? Las sentencias judiciales ya han empezado a reconocer que el derecho que tiene el niño a ser educado no se realiza exclusivamente mediante su escolarización en los centros oficiales.

Rising numbers of pupils home educated

visto en: EL CAFÉ DE OCATA

7 apps Android para aprender a programar

7 apps Android para aprender a programar

16. dic. 2015

Iniciativas como Code.org, apoyada, entre otros, por Bill Gates y Mark Zuckerberg, plantean que el desarrollo de software es la alfabetización del siglo XXI, y hablan de la necesidad de incorporar esta materia a la educación básica.

Por desgracia, este tipo de cambios nunca son lo suficientemente rápidos y, en muchos casos, no tienen en cuenta la formación de todos aquellos que ya estamos fuera del sistema educativo.

Las plataformas educativas online que han ido surgiendo estos últimos años, han llenado ese vacío de formación en nuevas tecnologías. Gracias a las plataformas MOOCs, las webs de Q&A tipo Stackoverflow y, por supuesto, las aplicaciones móviles, tenemos todos los recursos necesarios para aprender a programar sin necesidad de entrar en un aula.

Hoy os presentamos algunas de las mejores apps Android para empezar con los primeros pasos hacia el desarrollo software. Aviso para navegantes: el contenido de la mayoría de estas apps está en inglés. Pero ese es el skill que ya se esperaba de nosotros en el siglo XX, ¿recuerdas?

SoloLearn Series

captura-91

SoloLearn ofrece una serie de aplicaciones de autoaprendizaje de lenguajes de programación, la mayoría relacionados con el desarrollo web. Sus apps para aprender HTML, Javascript y CSS son un buen punto de partida si estás interesado en el frontend. También encontrarás apps para aprender lenguajes backend como Java, Python o PHP.

Todos los cursos de SoloLearn siguen la misma estructura: primero, un pequeño fragmento de teoría que puedes leer en tan solo unos segundos y, a continuación, un test relacionado con lo que acabas de leer. A medida que vas superando los tests, vas desbloqueando nuevas lecciones. Al final de cada lección hay un examen general para reforzar conceptos.

Descárgala si quieres aprender desarrollo web mientras esperas el tren.

– Aprende Javascript para Android: review completa y descarga (Gratis)

– Aprende HTML para Android: review completa y descarga (Gratis)

– Aprende CSS para Android: review completa y descarga (Gratis)

Javvy de Hello Code

captura-92

Si estás más interesado en adquirir las habilidades necesarias para desarrollar aplicaciones Android, tendrás que empezar por aprender Java, la base del lenguaje del sistema operativo móvil de Google.

Javvy de Hello Code te ofrece una manera guiada e interactiva de aprender Java, muy al estilo Codecademy. Cada lección está dividida en distintos pasos y, cada uno de estos pasos, está compuesto por un párrafo de teoría, las instrucciones del ejercicio, un editor de código que deberás modificar y un botón para ejecutar el programa. Al hacerlo, aparecerá el resultado y la explicación. Después de cada lección, deberás contestar unas preguntas para asegurarte de que has entendido los conceptos.

Descárgala si quieres aprender Java pero te abruman los tediosos libros de programación.

– Javvy para Android: review completa y descarga (Gratis)
Practice and Learn SQL de Knowledify

captura-93

Tanto si decides aprender a desarrollar apps móviles, como si tomas el camino del desarrollo web, tarde o temprano acabarás necesitando almacenar y extraer información de una base de datos. Las bases de datos relacionales son las más extendidas en el desarrollo de software y, SQL es lenguaje que te permite comunicarte con ellas.

Así pues, aprender SQL es casi obligatorio para cualquier programador. Practice and Learn SQL de Knowledify es una app que te permitirá adquirir nociones básicas del lenguaje SQL de una manera interactiva. Las lecciones están divididas en niveles que deberás ir completando leyendo la teoría y resolviendo correctamente los ejercicios. Incluso podrás compartir tus logros conectando la app con los rankings online de Google Play Games.

Descárgala si quieres aprender cómo almacenar y extraer datos programáticamente.

– Practice And Learn SQL para Android: review completa y descarga (Gratis)
GitHub tutorial

captura-94

Un sistema de control de versiones garantiza que los distintos cambios que vamos aplicando a nuestro código estén siempre accesibles y a buen recaudo . Es una herramienta imprescindible en los equipos de desarrollo y, por tanto, una habilidad que se espera de cualquier programador.

GitHub es una plataforma para alojar proyectos que utiliza el popular sistema de control de versiones Git. Con GitHub Tutorial de Neel World podrás aprender los comandos básicos para desenvolverte en proyectos que utilicen Git y Github. Las lecciones están divididas en tres niveles (principiante, intermedio y avanzado) y hay una sección de test para evaluar los conocimientos que vayas adquiriendo.

Descárgala si quieres aprender los comandos básicos del sistema de control de versiones git.

– Github Tutorial para Android: review completa y descarga (Gratis)
Aprender a programar de Jan Tursky

captura-95

Si entre las aplicaciones anteriores no has encontrado el lenguaje o el framework que quieres aprender, deberías echar un vistazo a Aprender a Programar de Jan Tursky.

Aprender A Programar ofrece tutoriales, documentación oficial y ejemplos de código fuente de unos 50 lenguajes de programación (Python, Ruby, Perl, Haskell…), librerías (jQuery, Bootstrap,…), frameworks (Node.js, JUnit,…) o recursos de programación (Regex, Vi, RSS…). Podrás acceder a uno u otro desde el menú lateral y ver, con la leyenda de puntos de colores, qué tipo de contenido está disponible para ese lenguaje o framework (tutorial, documentación, código fuente). Además, contiene un editor de código sandbox con el que puedes modificar, previsualizar y ejecutar los programas de ejemplo o los tuyos propios.

Descárgala si necesitas una app de consulta rápida de las principales funciones de un lenguaje o framework específico.

– Aprender a programar para Android: review completa y descarga (Gratis)
Hackr.io de Gaurav Gupta

captura-96

Si ya has completado todos los ejercicios y tutoriales de las apps anteriores y sigues con ganas de más, Hackr.io es la app que te indicará por dónde seguir.

Hackr.io permite a los usuarios añadir y votar lo mejores tutoriales de programación disponibles online para cada lenguaje. La app incluye más de 100 categorías que no son otra cosa que lenguajes de programación, frameworks, librerías u otros recursos relacionados con el desarrollo de software. Cada una de estas categorías está compuesta por una lista de enlaces a tutoriales ordenada de más a menos votados. Un recursos muy útil con una única pega: desde la app no se pueden subir nuevos tutoriales ni votar (solo desde la web oficial de hacker.io).

Descárgala si quieres seguir aprendiendo y no sabes cuál debe ser tu siguiente paso.

– Hackr.io para Android: review completa y descarga (Gratis)
Stack Exchange

captura-97

Todas las app anteriores te ofrecen recursos para que empieces a volar solo en el mundo del desarrollo de software. Sin embargo, cuando comiences a desarrollar tus primeros proyectos, te darás cuenta de que surgen dudas muy específicas cuya respuesta no está (o al menos no de forma evidente para ti) ni en la documentación oficial ni en los tutoriales. Ese es el momento de utilizar una plataforma de preguntas y respuestas (Q&A) como Stackoverflow.

De hecho, Stackoverflow es solo la sección dedicada a la programación de Stack Exchange, que es una especie de aglutinador de webs de Q&A de distintas temáticas (fotografía, cultura, gaming…). Su aplicación oficial te permitirá publicar preguntas, responderlas, comentarlas y votarlas. Un recurso imprescindible cuando estás empezando.

Descárgala si te has quedado atascado y no encuentras la respuesta en los tutoriales.

– Stack Exchange para Android: review completa y descarga (Gratis)

captura-23Escrito por Manu Gálvez.
Lleva varios años analizando apps y escribiendo sobre la industria de la telefonía móvil en appszoom, una plataforma que facilita a los usuarios el descubrimiento de aplicaciones móviles a través de su web y de sus apps para Android y iPhone.

Desarrollo profesional docente: 40 consejos para hacer un MOOC

Desarrollo profesional docente: 40 consejos para hacer un MOOC.

Visto en:

ESCUELA20.COM

Desarrollo profesional docente: 40 consejos para hacer un MOOC

No queremos pagar por estudiar y tomar las riendas de nuestra formación y desarrollo profesional continuo y, cada vez en mayor número, muchos y muchas acudimos a los MOOC (Massive Open Online Course) ofrecidos por grandes y prestigiosas universidades. Desde Edudemic, Katie Lepi nos da 40 consejos para colgar en la nevera y no perderlos de vista si somos MOOC-Estudiantes
 
mooc
  1. Trátalos como clases reales: tómatelo en serio.
  2. Elige aquellos con aplicación en el “mundo real”
  3. Si tienen diplomas o certificaciones, mejor
  4. Identifica tus vacíos de aprendizaje antes de elegir
  5. No dejes de hacer preguntas
  6. Lee la bibliografía
  7. Complementa o prepara para otro tipo de cursos
  8. Trabaja codo a codo con los/as demás
  9. Aprovecha para reforzar tus competencias básicas
  10. Explora otras alternativas de carrera
  11. Utilizar una ayuda abierta en lo que respecta a tu actividad académica
  12. ¡Ponlo en el currículum vitae!
  13. Recoge ejemplos de tu trabajo en los MOOC
  14. Haz cursos, también, para desarrollar capacidades de gestión y negocios
  15. Demuestra lo que has aprendido
  16. ¡Selecciona!
  17. Los cursos sobre temas de actualidad te dotan de habilidades y conocimientos interesantes para los/as empleadores/as
  18. Tómate tu tiempo
  19. Haz notas que puedas utilizar en tus estudios o trabajo actuales
  20. Encuentra un mentor en el “mundo presencial”
  21. Ponte en contacto con el o la docente que ha creado los materiales
  22. Ten en cuenta los Pros y Contras de los MOOC
  23. Busca más recursos y materiales en linea, incluyendo libros, conferencias, etc.
  24. ¿Tienes una fuente de motivación para trabajar por tu cuenta? Encuéntrala
  25. Investiga qué competencias necesitas para avanzar en tu campo y cuál es el camino y tendencia adecuadas
  26. Haz cursos de informática
  27. Comparte tus experiencias con los demás
  28. Atiende a tus propias necesidades, expectativas e intereses: personaliza tu aprendizaje
  29. Evalúa si puedes empezarlo: ¿tienes tiempo?
  30. Registra tus progresos
  31. Pasa y repasa todos los contenidos del curso: de eso se trata (de lo contrario, el MOOC no vale para nada)
  32. Investiga sobre los mejores MOOC
  33. ¿Qué habilidad tienes que te ayudará a destacar?
  34. Haz balance: ¿qué posibles beneficios obtendrás de tu inversión (de tiempo y esfuerzo)?
  35. Abraza el anonimato: equivale a confianza, riesgos, cuestionamiento…
  36. Estudia
  37. Entra a diario a la plataforma
  38. Úsalo para actualizarte
  39. Utiliza los recursos online disponibles, que son muchos
  40. ¡Ten confianza en el modelo abierto!

Curriculo para Profesores sobre Alfabetización Mediática

Visto en: UNESCO

presenta versión en español de:

curriculum para profesores sobre alfabetización mediática e informacional |

Por:

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.