Educar frente al cibercontrol adolescente


Hoy me llegan interesantes artículos desde En INTERNET SEGURA FOR KIDS :

sobre CIBERACOSO E INTERNET

 

 

Educar frente al cibercontrol adolescente

Educar frente al cibercontrol adolescente
Familias | 18-Mar-2019
0 comentarios

Es alarmante escuchar que 25,1% de las chicas reconocen haber sufrido control por su pareja a través del móvil y que solo el 67% considera inaceptable la violencia de control (Estudio ‘Percepción de la violencia de género en la adolescencia y la juventud’ del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad). ¿Se puede ejercer violencia a través de ese dispositivo que parece tan inofensivo? La respuesta es claramente sí, y los menores también pueden sufrirla, aunque no siempre sean capaces de identificarla.

De hecho, un 6% de jóvenes y adolescentes afirman conocer alguna víctima de violencia de género que es menor de edad. La mayoría de los menores poseen su propio móvil, y es fácil imaginar que este dispositivo también pueda utilizarse para ejercer violencia, ya sea a través de mensajes amenazantes, críticas humillantes, control de relaciones y amistades, o vigilancia de rutinas y horarios. Todo esto es cibercontrol.

¿Internet marca la diferencia?

Sabemos que la violencia de género es un problema enraizado en la sociedad, pero las nuevas tecnologías han supuesto un medio más donde ejercerla, con unas características particulares que, usadas de forma negativa, facilitan en cierto modo el control y el acoso.

Educar frente al cibercontrol adolescente

Internet posibilita un contacto inmediato a cualquier hora del día, y en cuanto se recibe un mensaje se exige implícitamente una respuesta inmediata. Los adolescentes además, con frecuencia, ven en Internet un medio muy natural para comunicarse, haciendo que sus aplicaciones de mensajería y redes sociales sean espacios que también comparten con sus parejas, a menudo de forma excesiva. A esto se añade que las redes sociales han normalizado entre los menores la sobreexposición, con la publicación masiva de información personal y la puesta en común de rutinas y actividades.

De este modo, sus parejas tienen la posibilidad de conocer en todo momento qué están haciendo, dónde y con quién. Esta particularidad de Internet, puede utilizarse entre las parejas con una intención perjudicial, negativa o de control. Así, pueden llegar a creer que existe cierto derecho a conocer esta información, que se puede manipular o usar contra la otra persona.

Entre las conductas que se consideran cibercontrol, podemos encontrar:

  • Controlar los horarios de conexión y actividad en línea.
  • Utilizar perfiles de redes sociales comunes para poder controlar qué se publica o quiénes son sus amistades.
  • Examinar y criticar las actividades o la imagen según sus publicaciones.
  • Examinar sus relaciones sociales, conversaciones y opiniones en línea.
  • Requerir la puesta en común de contraseñas.
  • Limitar la actividad en determinados servicios, por ejemplo, en redes sociales.
  • Utilizar un lenguaje inapropiado, abusivo o sexista para dirigirse a su pareja.
  • Exigir imágenes o vídeos íntimos.

Estas acciones se enmarcan dentro de una relación de pareja y a menudo se sustentan en contextos de desigualdad y desprotección. El cibercontrol puede tener consecuencias psicológicas graves en los menores, como un inadecuado desarrollo de la autoestima, depresión o ansiedad. A nivel social, estas conductas suelen impedir que el menor se relacione con normalidad con sus iguales y establece patrones negativos sobre las relaciones de pareja. Por todo ello, merece una especial atención en cuanto a su prevención.

Pero, ¿qué hacer cuando un adolescente reconoce estar sufriendo este tipo de abusos? Ante este problema, es importante transmitir confianza, y dejar que nos cuente lo ocurrido sin juzgarle. Dependiendo de la gravedad, podemos aconsejar al menor que hable con su pareja, expresando su malestar y su determinación para no tolerar este tipo de conducta. Si a pesar de ello la situación continúa, es necesario abordar el problema poniéndose en manos de un profesional y denunciando ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Para ello, es importante guardar capturas de pantalla de los mensajes que haya recibido como prueba.

¿Cómo hablar de cibercontrol con adolescentes?

Cualquier tema concerniente a sus relaciones personales es una cuestión sensible, tanto para los propios adolescentes como para los adultos que les rodean, familias y profesorado. Pero la solución para frenar el cibercontrol no es prohibir una relación o el uso del móvil, la clave está en educarles para que sepan identificar los riesgos y enfrentarse a ellos.

Educar frente al cibercontrol adolescente

Trabajar la prevención de este tipo de conductas desde casa y desde el centro educativo es ineludible. Debe estar integrado en su educación para que mantengan relaciones saludables y hagan un uso seguro de la tecnología. Lo recomendable es comenzar a hablar de este tema en edades tempranas, con naturalidad y realismo. Es un hecho que tendrán relaciones afectivas, y para entonces es importante que se haya establecido un clima de confianza y comunicación con los adultos. Así, en caso de problemas o dudas, no tendrán miedo de acercarse y contarnos qué ha ocurrido.

  Tendrán relaciones afectivas, y para entonces es importante que se haya establecido un clima de confianza y comunicación

Poseer una autoestima fuerte y saludable es un aspecto fundamental, así como aprender a respetar a su pareja. Esto es algo que aprenderán con el ejemplo, viendo a las parejas a su alrededor, personas que actúan como modelos de referencia. Pero también, son valores y conductas que se deben trabajar y reforzar. Os recomendamos para ello actividades que sean dinámicas y participativas, como las que podéis encontrar en la Guía ‘La ciberviolencia hacia las adolescentes en las redes sociales’ del Instituto Andaluz de la Mujer, o fomentar la reflexión con la visualización de vídeos e infografías de campañas, como ‘¿Lo sabes todo sobre tu pareja?’ De Orange, ‘Controlar no es amar’ de Movistar o ‘Amor no es control’ de Fundación Legalitas, Consejo Superior del Deporte y ONCE.

Además, os ofrecemos dos recursos socioeducativos creados por IS4K: un vídeo en el que resumimos las recomendaciones básicas que hemos mencionado en este artículo, y un recurso didáctico con el que los menores pueden comprender de forma sencilla qué clase de conductas se consideran cibercontrol y cómo pueden pedir ayuda:

 

 

 Recurso Cibercontrol

Todas estas actividades pueden ser simplemente el punto de partida para iniciar una conversación sobre el tema y dejar que sean los propios menores los que cuenten sus experiencias. Lo que no debemos olvidar recordarles son las vías que tienen a su disposición para pedir ayuda o informar de un problema: hablar con personas adultas de confianza o llamar a un teléfono especializado, como la Línea de Ayuda en Ciberseguridad de INCIBE 900 116 117.

Ahora es vuestro turno, ¿creéis que existe suficiente concienciación entre los menores sobre este problema?, ¿qué otros recursos conocéis para trabajar esta temática? Podéis compartirlo con toda la comunidad de IS4K, ¡gracias!

 

Catálogo de recursos

Imagen cabecera no le controles

Familias, Menores, Educadores

No al cibercontrol

  • Autoría:
    IS4K

    |

  • Recurso:
    Otros

    |

  • Idioma:
    Español

Utiliza estas imágenes en redes sociales o imprímelas para difundir estos mensajes y frenar el cibercontrol.

 

imagen del recurso relación saludable en Internet

Este recurso se enmarca en una campaña más amplia sobre «Convivencia y respeto en Internet», donde podrás encontrar más recursos asociados.

Relación saludable a través de Internet.

  • Autoría:
    IS4K

    |

  • Recurso:
    Otros

    |

  • Idioma:
    Español

Cualquiera de estas conductas se considera cibercontrol: no es una muestra de afecto, sino todo lo contrario. Nadie tiene derecho a controlarte, ni hacerte sentir mal, tampoco en Internet. Ante cualquiera de estas situaciones, ahora o en el futuro, no lo dudes:

  • Habla con esa persona, con asertividad, muéstrale tu desagrado y no lo consientas.
  • Pide consejo a una persona adulta de confianza y cuéntale lo que está ocurriendo.
  • Puedes solicitar ayuda a profesionales llamando a la Línea de Ayuda en Ciberseguridad de INCIBE para determinar si hay un problema, y en ese caso resolverlo.

Asegúrate de que el móvil e Internet son una parte positiva en vuestra relación. Recuerda, ante todo respeto.

imagen del recurso relación saludable en Internet

Este recurso se enmarca en una campaña más amplia sobre «Convivencia y respeto en Internet», donde podrás encontrar más recursos asociados.

Autor: victormcoach

Profesor. Coach. Asesor Editorial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s