Pijamas en el Insti

Posted on


Al principio de este curso, tuve que decirle a una de mis alumnas “que podía mostrar lo que tenía que tapar el pantalón, pero no lo que tenía que tapar la ropa interior”.

Me costó explicarle el requiebro, pero finalmente accedió a subirse un poco el pantalón y tapar “la hucha”.

Comenté esto con compañeros y amigos, y me sorprendió que uno de ellos, no docente pero sí educador, me dijera que mi actitud había sido poco menos que fascista porque coartaba la libertad de la chica a vestir como quisiera.

Yo defendí mi posición en que precisamente no hablaba de “su forma de vestir”, sino precisamente de todo lo contrario, es decir, que su “desnudez” no era apropiada en un entorno educativo.

Hoy me llega a través de una amiga la noticia con la que titulo esta entrada, y me acuerdo de cuando era pequeño y mi madre aún nos llevaba al cole a mi hermano y a mi, y en la puerta había otras madres en pijama, bata y zapatillas y lo que mi madre opinaba al respecto: “no se puede salir a la calle así”.

Desde entonces siempre he pensado que la elegancia radica en “saber ser y estar”: tan rídiculo es ir a clase en pijama, como al teatro en chándal.

Os dejo aquí la noticia:

Pijamas en el Insti

Anuncios

Un comentario sobre “Pijamas en el Insti

    aromatherapy escribió:
    6 abril 2011 en 14:22

    What a great resource!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s