Adoptados para ser abandonados

Posted on


Por: Alberto Costa

Mientras la adopción internacional aumenta, cada año 50 padres devuelven a un niño prohijado a la tutela del Estado «Para las familias es duro, pero para los niños es terrorífico», dicen los expertos

Casi 5.000 menores son adoptados cada año por familias españolas, pero no siempre logran convertirse en «hijos».

Desde hace una década, más de 35.000 niños procedentes de Asia, Latinoamérica y África han encontrado un hogar en nuestro país gracias a las adopciones internacionales. La mayoría de estos procesos resultan exitosos, pero la conciliación entre el menor y su nueva familia, la convivencia y la integración no siempre resulta fácil. Prueba de ello es que de los 5.000 menores que adoptan cada año las familias españolas, 50 son devueltos a la tutela del Estado.

Así lo revelan dos estudios distintos que abarcan la realidad familiar posterior a la adopción internacional. El primero de ellos, dirigido por Jesús Palacios, catedrático de Psicología Evolutiva de la Universidad de Sevilla, desvela que el 1 por ciento de las adopciones termina en un nuevo abandono del menor. El segundo, realizado por Ana Berástegui, psicóloga del Instituto de la Familia de la Universidad de Comillas, se centra en las adopciones truncadas en la Comunidad de Madrid.
Los resultados coinciden con los anteriores, pero arrojan un porcentaje más alto de rupturas, un 1,5 por ciento. Una cifra que podría ser muy superior ya que, como asegura la experta, al margen de los menores que vuelven al sistema de protección tras haber sido adoptados, «hay un montón de niños que no están contabilizados y que han sido metidos en internados o centros psiquiátricos para jóvenes con problemas de conducta». Cuando estos menores tienen más de seis años, sostiene, la proporción de fracaso se eleva al 6,7 por ciento.
El psicólogo Óscar Pérez, responsable del asesoramiento post-adoptivo del gabinete Volmae de Castilla-La Mancha, asegura que la raíz del conflicto surge cuando los padres no aceptan al niño «tal y como es, con el equipaje de su pasado». Otro error, matiza, «es tratar de llenar el espacio del niño biológico que no tuvieron».
Admitir que las cosas no funcionan bien siempre resulta doloroso. Este es el caso de una madre que prefiere permanecer en el anonimato: «El año pasado llegó nuestra hija de Etiopía, con un año de edad. Casi no aguantaba sentada, no hacía más que golpear los juguetes y rechazaba el contacto físico». El pediatra le dijo que «era normal». Pero las cosas no han mejorado. «Ahora tiene dos años, y aunque el desarrollo motor ha avanzado, no le gusta que la toquen, se pone muy nerviosa y llora cuando la baño. A pesar de que la queremos mucho, ya no sabemos cómo tratarla».
Entre los casos que han pasado por su consulta, Pérez recuerda el de un matrimonio que adoptó una niña china que rechazaba a su padre: «La niña había sido criada en un orfanato donde sólo había mujeres, por lo que no había visto a un hombre en su vida. El padre estaba desesperado porque no podía acercarse a su hija, así que empezó a despreocuparse de ella y de su papel de padre. El resultado de estos casos es que se puede romper la familia».
Fuera de la familia
Las interferencias también pueden surgir cuando la familia ya tiene hijos biológicos, «como el caso de varios padres que se iban de vacaciones con su hijo biológico y dejaban al adoptivo en un campamento de verano. El niño contaba en la consulta que no se sentía miembro de la familia y tenía toda la razón».
Entregar la tutela de un hijo es «muy duro para la familia», pero para el niño resulta «terrorífico»: «Abandonado dos veces, su sentimiento de culpa es enorme. La familia se recupera, pero a los niños les acompaña el trauma».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s