Contra la homofobia en nuestras aulas

Posted on Actualizado enn


Todos los artículos vistos en:

MI ESCUELA Y EL MUNDO

> Educación sexual y afectiva > Textos para la reflexion en educación sexual y afectiva

Influencia de los estereotipos de género en la salud sexual en la adolescencia

Por Esther Caricote

Educere v.10 n.34 Meridad sep. 2006

Nacemos varón o mujer (sexo), pero también aprendemos a ser varón o mujer (género). Las diferencias de género no deberían implicar desigualdades; sin embargo, una de las reflexiones centrales de este estudio, es la necesidad de empezar a abordar el género como eje fundamental para la salud sexual en la adolescencia. Se plantea como objetivo, reflexionar entre las/los adolescentes (10-19 años de edad), conocimientos, actitudes y prácticas sexuales relativas a lo que significa ser hombre o mujer.

La investigación se entroniza en el paradigma cualitativo fenomenológico cuyo método, la Investigación-Acción Participante permitió la realización de talleres vivenciales en una muestra intencionada de siete adolescentes, entre ambos sexos, de la comunidad de Puerto Cabello “El Palito” durante el período marzo2004–julio2005, que en forma espontánea y voluntaria tuvieron la oportunidad de reflexionar sobre su problemática para comprender la realidad y tomar acciones.

Las técnicas cualitativas de recolección de la información se basaron en entrevistas abiertas, observación participante y discusión grupal. Los hallazgos permitieron afirmar que los/las adolescentes poseen información sexual insuficiente y deformada proveniente de sus pares (otros adolescentes), pero estos conocimientos no se traducen en comportamientos preventivos en sus prácticas sexuales debido a estereotipos de género.

Se concluye que existe un sistema de creencias sobre estereotipos de género y una desinformación sexual que forma parte de los patrones socioculturales en los participantes de la investigación y que repercute en el manejo inadecuado de la conducta sexual. Se deben diseñar programas desde la participación activa del adolescente sobre sexualidad y género.

Más de un centenar de menores homosexuales y transexuales relatan las agresiones y el aislamiento que padecen

Emilio de Benito

El modelo de Rivas

Cuando casi lo más seguro para un adolescente no heterosexual es quedarse en el armario, hay iniciativas que ofrecen un atisbo de esperanza. El estudio Adolescencia y sexualidades minoritarias no ha podido dejar de destacar una excepción: la tarea del instituto Duque de Rivas en Rivas-Vaciamadrid (Madrid).

Ahí, un profesor ha creado -con el apoyo del claustro- una tutoría específica para alumnos gays, lesbianas o transexuales. Hasta ahora ha atendido a ocho, dos de manera presencial y el resto por Internet.

La tutoría ha sido el último paso de una intensa campaña de sensibilización iniciada por José Joaquín Álvarez, que comenzó invitando al Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam) a dar una charla sobre sexualidad.

Pero estas actuaciones son una excepción. En muchos centros ha bastado que un padre protestara ante el “adoctrinamiento” o el “proselitismo” homosexual de sus hijos para que actuaciones similares -o más sencillas, como repartir una guía sobre sexualidad- se suspenda. En Rivas, una madre protestó, pero la directora del instituto le explicó el objetivo del programa, y le ofreció que su hija no participara si no quería. Tras la reunión, la alumna asistió, sin más problema, a las siguientes actividades.

A los 14 años, Pedro ya lo tenía claro: era gay. Después de tantear a sus amigos -“lo aceptaron bien, sin problemas, aunque no con naturalidad”-, afrontó su siguiente reto. Sus padres eran “modernos y liberales”, dice. Por eso su reacción le dejó aún más descolocado. “Me dijeron que era imposible que ya supiera que era gay, que era muy pequeño y que me olvidara del tema”. Hace tres años de aquello.

Pedro -su nombre, como el de otros protagonistas de esta historia, es supuesto- tiene 17 años y estudia 2º de Bachillerato en La Rioja. Todavía le remuerde lo que sucedió. “Yo fui incapaz de decir nada, de contestarles, de explicarles que estaba segurísimo de lo que sentía. Desde entonces no he vuelto a hablar con mis padres del tema, que se ha convertido en algo tabú. Lo que sucedió me marcó mucho, me dejó destrozado, pasé unos días horribles, y todavía ahora sigo sintiéndome incapaz de volver a sacar el tema con ellos, a pesar de que sé que debo hacerlo”, cuenta por correo electrónico.

Algo parecido le pasó a Inés. “Mi madre no se creía que a los 14 años ya pudiera tener definida mi condición sexual. Me dijo que no tenía nada en contra, pero que sencillamente no se lo creía aún. Con 15 me volvió a preguntar si me seguían gustando las chicas. Y le dije que sí. Ella a su bola… seguía empeñada en que era una fase. A los 16 volvió a preguntar…y le dije que sí. Añadí que de hecho tenía novia. Entonces acabó creyéndolo”, escribe desde Alcobendas (Madrid).

“Cuando descubres tu homosexualidad con 13 años te sientes absolutamente desamparado. Nadie te ha explicado que eso te pudiera pasar y no tienes ayuda de nadie. Eres un crío de 12, 13 o 14 años, casi un niño, que te encuentras con un problemón que te tienes que tragar tú solito. Yo quería vivir con absoluta normalidad, soñaba con un mundo donde poder expresarme libremente, donde todo el mundo me entendiera, donde no tuviera que esconderme ni estar callado; pero salía a la calle y me encontraba otro mundo, otra sociedad. Una sociedad que parece creer que los homosexuales sólo existimos a partir de los 18 años. Es indignante”, insiste Pedro.

“Creo que a los jóvenes homosexuales no se nos tiene en cuenta para nada. Es como si la homosexualidad apareciera a partir de los 18, 19 años por lo menos”, remacha Vanessa.

Pero si la relación con la familia es problemática, la mayor exclusión se vive en los centros educativos. “Por suerte soy fuerte de carácter. Muchas veces me insultaron, me tiraron escupitajos, me golpearon. En el colegio es un acoso continuo. Pasas por una ventana y te dicen: ’¡Maricón!”, relata Jaime, que tiene 17 años y vive en San Sebastián. “Del colegio sólo una profesora [sabe que soy gay]. Mejor así, que los alumnos allí buscan amargarte”, dice José, de 17 años, en un correo que envía desde Algeciras (Cádiz).

Pedro, Inés, José y Vanessa son algunos de los más de 100 adolescentes no heterosexuales de entre 12 y 18 años que han participado en el estudio Adolescencia y sexualidades minoritarias, elaborado por la Comisión de Educación del Cogam (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid) en colaboración con el departamento de Antropología Social de la Universidad Autónoma madrileña.

“Resulta curioso que la a hora de hablar, recurran a la palabra suerte: han tenido suerte con sus amigos, han tenido suerte en no recibir palizas… Situaciones que para otros adolescentes forman parte de la normalidad”, reflexionan los autores del estudio, Jesús Generelo, José Ignacio Pichardo y Guillem Galofré. “Con los que no pasa nada, te haces amigo, puedes ir al cine con ellos, lo saben y no te pegan”, cuenta David, un transexual de Barcelona que ya ha cumplido los 18 años. “Que no te peguen por ser gay es una suerte”, afirma José.

El problema se extiende a todos los ámbitos. Ni las revistas para jóvenes, ni los videojuegos, ni la televisión, ni los lugares de ocio, ni los educativos. Ni siquiera las asociaciones son un lugar asequible para ellos. En muchas, el estigma que asocia pederastia con homosexualidad, unida a la falta de subvenciones, impide que tengan programas de atención específicos. En el de Atención a Lesbianas, Gays y Transexuales de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, a los menores se les pide que acudan acompañados de sus padres. Pero, ¿cómo van a hacerlo cuando lo que quieren es ayuda para decirles que no son el hijo o la hija heterosexual que ellos esperaban?.

La solución, coinciden encuestados e investigadores, está en Internet. “Sin Internet y sin amigos que conozcan lo tuyo, es más complicado ligar. He tenido la suerte de que tengo esas dos opciones, por lo que me ha sido fácil. Si a eso le sumas que vas a discotecas donde hay gente con tu misma opción, la cosa se multiplica por 10”, dice José, quien tuvo su primer novio con 15 años y ahora mantiene una relación con otro chico, que no vive en su ciudad.

Pero incluso este recurso les está, a veces, vedado. En algunas librerías públicas y centros educativos tienen instalados filtros que impiden que los jóvenes accedan a las webs de las asociaciones y otros grupos de ayuda, “aunque sí permiten entrar en otras de contenido homófobo”, indica el estudio. Por eso, Pedro y tres adolescentes más han puesto en marcha un ciber-lugar de encuentro: Pisando fuerte (http://adolescentesglbt.blogspot.com).

Y una última reflexión de los investigadores: estos testimonios son de adolescentes que tienen clara su orientación. ¿Qué estará pasando con todos los que tienen dudas, no disponen de Internet o son menos fuertes?

Fuente: El País

*Fotografía: Charla sobre diversidad sexual – RICARDO GUTIÉRREZ

> Educación sexual y afectiva > Materiales didácticos para le educación sexual y afectiva

Hablemos de sexo con nuestros hijos

Autora: Nieves Gonzalez Rico

Hablemos de sexo con nuestros hijos
Autora: Nieves Gonzalez Rico
Editorial: STYRIA
ISBN: 8496626091
254 pgs

La mayoría de los padres de familia quieren orientar a sus hijos sobre el sexo y la sexualidad pero no están seguros de cómo deben hacerlo ni como afrontar sin complejos la conversación. Sin embargo, nuestros hijos poseen mucha más información sobre estos temas de la que los padres sospechan.

Hablemos de sexo con nuestros hijos es una guía práctica, repleta de orientaciones didácticas y situaciones cotidianas, de educación afectivo-sexual de los cero años a la adolescencia con el fin de dar a los padres pautas concretas para hablar sobre la sexualidad con sus niños y adolescentes.

Una guía basada en los programas de educación afectiva y sexual de la Fundación Desarrollo y Persona realizados con éxito durante los cuatro últimos años entre más de 10.000 jóvenes de toda España, que propone un modelo educativo sólido, directo y abierto para apoyar el desarrollo de nuestros hijos, informar su aprendizaje, y acompañarlos en el descubrimiento del sentido de la realidad sexual.

Así, los adolescentes y jóvenes serán capaces de alejarse de prácticas y conductas de riesgo, estableciendo relaciones de respeto y generosidad, que constituyen la condición de relaciones interpersonales y afectivas estables y la base de una futura vida familiar.

En la misma sección

> Educación sexual y afectiva > Materiales didácticos para le educación sexual y afectiva

Mis padres no lo saben

Autoría: Marce Rodríguez y Mariola Cubells

Marce Rodríguez y Mariola Cubells
ISBN: 978-84-013799-9-4
Editorial: Plaza y Janes
Fecha de edición: Junio 09
Páginas: 244

La ley del matrimonio de 2005 supuso un paso de gigante en la lucha por los derechos civiles de gays y lesbianas, pero ¿ha cambiado algo la forma en la que viven hoy en día?

Madrid, jueves, 30 de junio de 2005. Marce y Pablo están comiendo en la cocina del ático del barrio de Chueca que comparten como pareja desde hace nueve años. Esa mañana el Congreso de los Diputados ha aprobado la ley que permitirá el matrimonio y la adopción a parejas del mismo sexo.

Suena el teléfono. Lo coge Pablo. Es la madre de Marce, que le pregunta por él. Pablo le cuenta que están comiendo. Durante el tiempo que dura la escueta conversación telefónica, Marce piensa “¿Llamará mi madre por ser hoy el día que es? ¿Lo habrá oído en la radio?, ¿Lo habrá visto en la tele?, ¿Se habrá acordado de mí al oírlo?…”. Nervioso, a sus 41 años, Marce coge el auricular que le pasa Pablo.

- Te llamo para decirte que nos vamos a la playa antes de lo previsto –dice su madre, al otro lado del hilo telefónico. -…vale, mamá, te llamo después que estamos comiendo.

Mis padres no lo saben es un viaje intenso por trozos de vida de personas normales, que sienten, viven, sufren, aman, odian, recuerdan, olvidan…, como todo el mundo. Las historias que recoge este libro demuestran que queda mucho por hacer, que la situación no ha cambiado tanto porque hay cientos de miles de gays en este país que siguen sufriendo por lo mismo que otros sufrieron en su momento. Con prólogo de Álvaro Pombo, el libro cuenta también con los testimonios de Jesús Encinar y Eduardo Mendicutti.

Los gays y lesbianas españoles opinan abiertamente sobre sus inquietudes, problemas e incomprensiones.

Cuando se cumplen cuatro años de la aprobación de la ley del matrimonio homosexual, el presente libro recoge distintas voces de homosexuales que reflexionan sobre su situación actual. Una aproximación sincera y veraz que aborda temas como la adolescencia, la relación con los padres, la aceptación social, la religión, el sida y otros muchos problemas a los que sigue enfrentándose un colectivo cuyo único «pecado» es vivir una opción sexual distinta.

Un libro repleto de retratos llenos de emoción, de preguntas incomodas, de decisiones transcendentales de confesiones a flor de piel. Un relato pegado al corazón de una sociedad que quizás parezca más abierta de lo que en realidad es.

Este libro está basado en un programa de «Callejeros» realizado por Marce Rodríguez para Cuatro, que obtuvo unos excelentes índices de audiencia. Junto con las numerosas historias anónimas narradas en primera persona, aparece el testimonio de personajes célebres como Jesús Vázquez o Álvaro Pombo.

AUTORÍA:

Marce Rodríguez inició su carrera de periodista en la Cadena SER, dentro de los Servicios Informativos. Desde 2008 es subdirector del programa A vivir que son dos días, de la Cadena SER, que presenta y dirige Montserrat Domínguez.

Mariola Cubells nació en Valencia y es periodista. Es autora de Mírame tonto y Mentiras en directo, sobre las mentiras de la televisión. Desde 2006 es redactora jefe del diario ADN. Y desde 2008 realiza la sección de televisión en el programa de la Cadena SER A vivir que son dos días.

> Educación sexual y afectiva > Materiales didácticos para le educación sexual y afectiva

Guía para pares y madres. Qué hacer, cuando un hijo o una hija nos dice: “mama, papá, soy gay”; “papá, mamá, soy lesbiana”

Una guía que nace de la inquietud y la preocupación surgida en las asociaciones de padres y madres con hijos e hijas homosexuales, a las que todos los días acceden chicos y chicas que relatan cómo en el colegio y en el instituto han sufrido insultos, burlas, discriminación y agresiones…

- Prólogo
- Un poco de historia
- Qué dice la medicina sobre la homosexualidad
- Procesos familiares:
+ Duelo
+ Afrontación
+ Reorganización Familiar

Fuente: Colegas

Por una escuela sin armarios, nuestro compromiso. Manifiesto y video

FETE-UGT

Desde FETE UGT trabajamos en la creación de un marco de visibilidad, no discriminación y de inclusión educativa que promueva un clima de convivencia basado en el respeto y el ejercicio de los derechos humanos, y los principios democráticos que permiten establecer relaciones igualitarias desde el reconocimiento enriquecedor de todas las diversidades, y en concreto desde el reconocimiento de la realidad LGTB.

Afortunadamente la sociedad Española, en una parte importante, gracias a las reivindicaciones y acciones de sensibilización y reconocimiento del movimiento LGTB, ha avanzado en el reconocimiento de la diversidad en los últimos años. En el marco legislativo nos encontramos con que la legislación española se ha adaptado a la pluralidad de una sociedad con una diversidad sexual y familiar, que reconoce la igualdad de derechos para todas las personas, sin discriminación por razón de orientación sexual o por transexualidad.

La Loe (Ley Orgánica de Educación de 2006), señala entre sus objetivos el reconocimiento de la diversidad afectivo-sexual. Sin embargo, seguimos viviendo la realidad de las aulas como si el alumnado respondiera a patrones uniformes donde no caben distintas formas de expresarse, vivir las emociones o la orientación sexual.

Una vez más, en el día del Orgullo Gay es necesario recordar que la educación debe evolucionar de forme acorde con los cambios sociales, dando voz y presencia a la distintas vivencias en materia de orientación e identidad sexual, que experimentan los alumnos y alumnas. ¿Cómo lograr su pleno desarrollo si negamos la existencia de su diversidad? A pesar del marco legislativo europeo y de los principios que defiende la LOE nos encontramos con un sistema educativo que actua ignorando la realidad afectivo y emocional de los alumnos y alumnas, especialmente del grupo adolescente LGTB.

La supuesta neutralidad, que con demasiada frecuencia, impera en los centros, dificulta el desarrollo de una parte de nuestros alumnos y alumnas que no pueden expresar sus emociones, su orientación o identidad, a la vez que se hace cómplice de situaciones de discriminación y violencia, al no enseñar a convivir desde el conocimiento, la aceptación y el respeto a la diversidad por razones de identidad u orientación sexual.

A los centros educativos acuden alumnos y alumnas que necesitan una formación integral que reuna tanto el desarrollo intelectual como el emocional y social. Invisibilizar la orientación e identidad de adolescentes lesbianas, gays, bisexuales y transexuales es un acto de violencia. Recordemos que Amnistía Internacional señala que una de las causas de violencia hacia las personas LGTB es el ocultamiento y su negación o el desprestigio de sus formas de expresarse y sus valores. Los centros educativos deben constituir espacios seguros que ofrezcan una visión positiva y enriquecedora de la diversidad sexual, fomentando el respeto y el desarrollo integral y autónomo de todos los alumnos y alumnas.

Desde FETE UGT consideramos que todos los días del curso escolar, y especialmente este, son importantes para trabajar en la creación de un marco de visibilidad, no discriminación y de inclusión educativa que promueva un clima de convivencia basado en el respeto y el ejercicio de los derechos humanos, y los principios democráticos que permiten establecer relaciones igualitarias desde el reconocimiento enriquecedor de todas las diversidades, y en concreto desde el reconocimiento de la realidad LGTB.

CONSIDERAMOS FUNDAMENTAL:
• Prevenir el acoso, el sexismo, el abuso sexual y la homofobia.
• Educar en la sexualidad y en la afectividad de manera normalizada.
• Favorecer el respeto a las diferencias afectivo-sexuales personales y familiares.
• Atender a la diversidad afectivo-sexual del alumnado y de sus familias dentro del aula.

Desde FETE UGT defendemos una Escuela sin armarios en la que los alumnos y alumnas, así como los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza, puedan vivir y expresar plenamente la propia orientación e identidad sexual, sin temor a sufrir discriminaciones, con toda la libertad y con la plena convicción de que sus derechos van a ser respetado.

Federación de Trabajadore de la Enseñanza
Comisión Ejecutiva Federal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s