libros

Literatura en internet

Posted on Actualizado enn


Literatura gratuita en Internet

Ante la llegada de los lectores de libros electrónicos, conviene conocer qué sitios web ponen a disposición del usuario material libre de derechos de autor

Lo que hace menos de un año parecía una quimera comienza a hacerse realidad. Los lectores de libros electrónicos (también conocidos como “ebooks”) se hacen populares y sus ventas ya son notables. Su ligereza los hace fácilmente transportables y las mejoras en la tinta electrónica les permiten ofrecer los contenidos con la calidad suficiente para que no cansen la vista en exceso. Ante tal panorama, a las editoriales tradicionales no les queda más remedio que pensar en poner sus títulos a la venta en este formato, aunque de momento lo excluyan de sus ferias. Sin embargo, también se puede gozar de la buena literatura sin tener que pagar. Por ejemplo, acudiendo a las plataformas que recopilan y digitalizan obras cuyos derechos de autor han expirado.

  • Autor: Por JORDI SABATÉ
  • Fecha de publicación: 9 de junio de 2009

– Imagen: Manuel Martín -

Un reciente estudio realizado entre los usuarios del lector Kindle de Amazon pone de manifiesto que el 70% de ellos supera los 40 años y que el 37% de estos es mayor de 55 años. La razón puede ser el precio del aparato, que supera los 300 euros, lo cual supondría un filtro determinado por el poder adquisitivo. Pero también se baraja la hipótesis de que los más jóvenes optan antes por dispositivos multiuso, tipo videoconsola portátil, como instrumento para la lectura de libros electrónicos, ya que a la vez les permiten jugar a videojuegos y ver películas.

En todo caso, lo destacable es que los libros electrónicos encuentran su público principal entre los usuarios con capacidad para pagar por el producto y que además están dispuestos a hacerlo. Otro estudio, en este caso de la consultora The Cocktail Analysis, revela que la mayoría de los consumidores de “ebooks” echa en falta una oferta mayor de obras de actualidad, “best sellers” o libros de temporada para sus aparatos lectores. Es decir, que los usuarios demandan títulos.

Los libros electrónicos encuentran su público principal entre los usuarios con poder adquisitivo

Pero a esta demanda, de momento, la industria del libro en castellano apenas ha respondido, por lo que la escasez de títulos populares continuará hasta que las editoriales tradicionales se decidan a poner tienda en Internet. Algunas ya lo están haciendo, pero con suma timidez.

Ante tal perspectiva, el usuario lector de libros electrónicos tiene las siguientes opciones: decidirse por leer las novedades en inglés que se ofrecen en los servicios como Kindle Books y Barnes and Noble, acudir a algunas de las muchas páginas web que se dedican a digitalizar libros más o menos contemporáneos y compartirlos vía redes P2P, u optar por la literatura libre de derechos de autor que atesoran diversos proyectos e iniciativas de la Red.

Clásicos disponibles

Esta última alternativa no asegura actualidad pero sí calidad, porque la mayoría de los grandes clásicos de la literatura española, y universal traducidos al castellano, están disponibles para su descarga gratuita desde distintos proyectos, tanto institucionales como de libre creación por parte de fundaciones y organizaciones sin ánimo de lucro.

Ya sea en nombre de la cultura libre o bien de la promoción de la literatura patria, estas plataformas se han dedicado a recopilar títulos de autores que llevan más de cien años muertos y cuyos derechos de autor, por tanto, han expirado. Ello significa que han pasado al dominio público y que cualquier persona puede adquirir sus obras gratuitamente, comerciar con ellas o compartirlas con otros usuarios. Aun así, las traducciones y las ediciones pueden estar sujetas a derechos, pero no el texto.

La falta de títulos populares continuará hasta que las editoriales tradicionales se decidan a poner tienda en Internet

Estas plataformas ofrecen los títulos en formatos legibles por los lectores de libros electrónicos, como son PDF, DOC, HTML y TXT, por lo que, en principio, se pueden descargar a cualquier aparato que acepte dichos formatos (la mayoría lo hacen), aunque algunos presentan problemas con el formato de texto plano ASCII.

Si el lector tiene conectividad wifi, los títulos se podrán descargar al dispositivo o bien acceder a las páginas donde se exponen para leerlos sin necesidad de descargarlos; en caso contrario habrá que bajarlos a un ordenador para luego pasarlos al lector mediante la carga de la tarjeta de memoria. Si se tiene habilitada en el teléfono iPhone, o en el reproductor iPod Touch, alguna aplicación capaz de leer “ebooks”, que también incorporan los nuevos dispositivos de la gama HTC con sistema operativo Android, la lectura se puede realizar en movilidad permanente y con acceso wifi a los textos.

Principales proyectos y sitios

  • Proyecto Gutenberg. Iniciada en 1971 por el activista Michael Hart, esta iniciativa tiene un origen y filosofía similar a la de la Wikipedia, ya que su vocación es pública, se puede colaborar libremente y se financia con las aportaciones de sus usuarios. Su objetivo es digitalizar la totalidad de obras escritas que se encuentran bajo el dominio público, aunque acepta también aquéllas que, teniendo derechos, hayan sido donadas por sus autores. De momento, su criterio se somete a la jerarquía de las obras que considera más importantes y que más pueden aportar a los lectores, con el objetivo de ofrecer una selección de las mismas.El proyecto almacena miles de títulos en inglés y numerosos en otras lenguas europeas importantes, entre las que se encuentra el castellano. Ofrece los libros en formato HTML o en texto plano TXT. El primero es útil para los lectores con conectividad wifi, ya que no necesitan descargar los archivos. El segundo es leído por todo tipo de dispositivos. Los textos que ofrece en PDF son minoría, ya que es un formato que no permite retoques en el texto ni ediciones, aunque lo aceptan la mayoría de lectores.

    En lengua castellana, así como en las otras lenguas latinas peninsulares, ofrece una recopilación de títulos clásicos que incluyen toda la obra de Pérez Galdós, los clásicos del Siglo de Oro, por supuesto el Quijote (aunque con muchas más ediciones en inglés que en castellano) o la obra Blasco Ibáñez, entre otros muchos de una amplia selección. Además de títulos en gallego y catalán, dispone de algunos en formato audiolibro, ya que lectores voluntarios se han encargado de grabarlos y luego subirlos al sitio del proyecto.

  • Wikisource. Dentro del proyecto global de Wikimedia, que incluye a la Wikipedia, se encuentra esta iniciativa que pretende recuperar y organizar todos los textos libres de derechos de autor o publicados bajo licencia GPL (libre). A pesar de ser un proyecto global, dispone de un notable apartado de libros en castellano, en el que destacan los títulos del Siglo de Oro y de la poesía y literatura medievales.Sin embargo, el elenco de obras de la literatura moderna (del siglo XVIII en adelante) es escaso de momento. Hay que tener en cuenta que los textos son digitalizados gracias al esfuerzo de voluntarios y la cantidad de obras libres es ingente. Otro problema para aquellos dispositivos que no tengan conectividad wifi es que no ofrece las obras en descarga. Por contra, para aquellos lectores con wifi, presenta la ventaja de que se pueden sindicar en RSS los nuevos títulos que se digitalizan y así se puede estar permanentemente informado de las novedades.
  • Biblioteca.org. Se trata de una iniciativa argentina patrocinada por diferentes entidades públicas y privadas que pretende disponer para su descarga un catálogo de libros en castellano destinado a estudiantes y usuarios en general. El objetivo es conformar una biblioteca gratuita y virtual en la que los usuarios puedan apoyarse para su formación. El catálogo que ofrece es amplio y abarca numerosos temas, con un total de 11.646 obras disponibles para su descarga en formato PDF.
  • Librivox. Este proyecto libre y comunitario tiene como objetivo último volcar todos los títulos libres de derechos en archivos de audio, es decir hacer audiolibros gratuitos y libres. Para ello cuenta con las aportaciones de los internautas, que actúan de lectores y graban sus lecturas en voz alta para luego pasar las grabaciones a MP3 u OGG Vorbis (un formato de audio libre) y subirlas a la página del proyecto. Éstas se pueden escuchar en la Red o descargar en forma de podcast para oírlas en dispositivos portátiles. Incluye servicio RSS para estar al día de los nuevos audiolibros y, como ejemplo, dispone de la lectura del Quijote en varios idiomas, entre ellos el castellano, aunque con acento inglés.
  • Bilbioteca virtual Cervantes. Se trata de una iniciativa del Ministerio de Cultura español para promocionar la literatura nacional en la Red. Esta plataforma cuenta con numerosos textos de libros y revistas extraídos de la Biblioteca Nacional y la Hemeroteca Nacional. Sin embargo, aunque algunas de sus obras pueden descargarse, sobre todo del Siglo de Oro español, están en formato PDF y como una imagen de las páginas escaneadas, por lo que el archivo puede resultar poco apto (o nada) para ser leído en lectores. No ofrece en descarga obras de autores tan importantes como Pérez Galdós o Clarín (aunque sí están en acceso web sus principales novelas), por ejemplo, y su sistema de búsquedas es muy poco claro. Resulta muy interesante, eso sí, para bibliófilos deseosos de encontrar libros técnicos de otros siglos.

El libro electrónico, ¿próxima batalla de la cultura?

Por la Red circulan hoy, sin ningún tipo de control de copias ni de compensaciones a los autores, miles de libros electrónicos cuyos derechos de autor aún están lejos de expirar. Son numerosas las páginas y blogs que, bajo la motivación principal de hacer críticas de títulos libres de derechos, enlazan a sitios de descarga de ediciones vigentes, o bien ofrecen directamente la descarga de las mismas. Algunos de estos blogs llevan publicidad, y aunque tal hecho no supone que incurran en delito, sus actividades podrían ser objeto de demandas por parte de entidades culturales y sociedades de autores.

Estos blogs no tendrían la relevancia que les conceden los buscadores si no respondieran a una necesidad creciente de títulos por parte de los consumidores

Pero tras esta situación, que comienza a preocupar a la industria cultural, también se esconden varias verdades irrefutables: la primera es que esta práctica ha sido durante mucho tiempo ignorada, cuando no tolerada, por la industria editorial, pues la consideraba residual, y la posibilidad de que el negocio digital floreciera era, hasta la aparición del Kindle de Amazon, lejana. La situación ha cambiado y, por tanto, también va a cambiar pronto la actitud de los editores respecto a estas situaciones.

Por otro lado, estos blogs no tendrían la relevancia que les otorgan los buscadores si no respondieran a una necesidad creciente de títulos por parte de los consumidores de libros electrónicos; una necesidad que las editoriales, por el momento, se niegan a cubrir o empiezan a tener en cuenta a regañadientes. Si florecen los lectores de “ebooks” y no encuentran textos “oficiales”, los consumidores irán a buscar los “extraoficiales”, señalan muchos analistas, que aseguran que el conflicto del libro digital discurrirá por el mismo camino que ya hizo la música. Ante esta situación, Amazon intenta marcar el camino hacia la solución con su tienda Kindle Store, tal como lo hizo Apple con su negocio iTunes en la descarga de canciones.

Desarrollar conductas responsables

Posted on

Desarrollar Conductas responsables 6-12 años

Por: MCarmen sobre N.E.E.

conductas

Es muy frecuente oír a madres y padres cosas como:
“En casa no hace nada.”
“Se le olvida todo.”
“Si no estoy encima, no estudia.”
“Tiene su cuarto como una leonera.”
Todo esto puede deberse a que los hijos no hayan tenido oportunidad de aprender actitudes responsables apropiadas a su edad o que, por sus características, se hayan resistido a asumir esas responsabilidades que les corresponden.

Aquí os dejo el índice, el libro es bastante bueno, os recomiendo que os lo descarguéis, podéis hacerlo pinchando en las imágenes. Espero que os sea útil.

indice

Los derechos del libro

Posted on

Los derechos del libro

Por: Elén

Los derechos del libro

TENGO DERECHO a ser libre, como mi nombre lo indica, sin tantas ataduras que me sometan a estudio, tarea y, a veces, a castigo. Tengo derecho a ser leído para que la huella del hombre no se pierda y guarde su pasado, presente y futuro.Tengo derecho a estar contigo.

TENGO DERECHO a pedir que no me escondan en casilleros que parecen cárceles, ni me guarden en las alturas para que no me alcancen ni me pongan de canto para no ser visto.Tengo derecho a estar contigo.

TENGO DERECHO a no servir de adorno ni pasarme el resto de mi vida sin que abran los ojos para ver mis hojas esos ignorantes que me usan para que combine con la alfombra.Tengo derecho a estar contigo.

TENGO DERECHO a no ser comparado con otros medios que ni me suplen ni me anulan. Ellos tienen su lugar y yo el mío y nos complementamos. Pero además, desde que fui creado, en mis páginas se ha vertido toda la información que me permitió inventarlos.Tengo derecho a estar contigo.

TENGO DERECHO a salir de las aulas y de las bibliotecas para tomar las calles, viajar en autobús, apoltronarme en el asiento trasero de un coche con los niños, hacer la larga espera del doctor o reposar plácidamente en una playa y abrirme de capa para que me lean.Tengo derecho a estar contigo.

TENGO DERECHO a ser el juglar, el trovador y el cuentacuentos que cante y narre historias a los niños como lo hacían los viejos.Tengo derecho a estar contigo.

TENGO DERECHO a recorrer los más apartados rincones del planeta donde la gente no tiene para comer, sencillamente porque no me ha leído.Tengo derecho a estar contigo.

TENGO DERECHO a entrar en esas guerras fratricidas que usan como arma el explosivo. Yo se lo cambiaría por una herramienta que es más útil y vence al enemigo: la inteligencia, que está en los libros.Tengo derecho a estar contigo.

Y TENGO DERECHO, ya que del árbol he venido, a ser sembrado en parques y jardines, con todos los honores merecidos. Si lo consigo, te puedo asegurar que habré de cosechar nuevos lectores.No es mucho pedir si te digo que tengo derecho a estar contigo.


Leído en ANB y extraído de Amoxcalli Blog

Derechos de los niños a escuchar cuentos

Posted on

“Decálogo de Derechos de los Niños a Escuchar Cuentos”

Por: Elén

Leído en “Lee con Blandita”. Redactado por la ASOCIACIÓN COLOMBIANA DEL LIBRO INFANTIL

No es un libro, pero me ha encantado y al fin y al cabo, que mejor que un decálogo.

1. Todo niño, sin distinción de raza, idioma o religión, tiene derecho a escuchar los más hermosos cuentos de la tradición oral de los pueblos, especialmente aquellos que estimulen su imaginación y su capacidad crítica.

2. Todo niño tiene derecho a exigir que sus padres le cuenten cuentos a cualquier hora del día.

3. Todo niño que por una u otra razón no tenga a nadie que le cuente cuentos, tiene absoluto derecho a pedir al adulto de su preferencia que se los cuente, siempre y cuando éste demuestre que lo hace con amor y ternura, que es como se cuentan los cuentos.

4. Todo niño tiene derecho a escuchar cuentos sentado en las rodillas de sus abuelos. Aquellos que tengan vivos a sus cuatro abuelos podrán cederlos a otros niños que por diversas razones no tengan abuelos que les cuenten cuentos. Del mismo modo, aquellos abuelos que carezcan de nietos están en libertad de acudir a escuelas, parques y otros lugares de concentración infantil donde podrán contar cuantos cuentos quieran.

5. Todo niño está en el derecho de saber quiénes son los principales autores de cuentos. Las personas adultas están en la obligación de poner sus historias al alcance de los niños.

6. Todo niño goza a plenitud del derecho de conocer las fábulas, los mitos y leyendas de la tradición oral de su país.

7. El niño también tiene derecho a inventar y contar sus propios cuentos, así como a modificar los ya existentes, creando su propia versión.

8. El niño tiene derecho a exigir cuentos nuevos. Los adultos están en la obligación de nutrirse permanentemente de nuevos e imaginativos relatos, propios o no, con o sin reyes, largos o cortos. Lo único obligatorio es que éstos sean hermosos e interesantes.

9. El niño siempre tiene derecho a pedir otro cuento y a pedir que le cuenten un millón de veces el mismo cuento.

10. Todo niño tiene derecho a crecer acompañado de Alicia, Caperucita y el lobo, los músicos de Bremen, del Gato con Botas, Pulgarcito…, y del inmortal “Había una vez…”, palabras mágicas que abren las puertas de la imaginación en la ruta hacia los sueños más hermosos de la niñez.

“Consumo, luego existo”

Posted on

“Consumo, luego existo”, versión completa en PDF

De Joan Torres

El libro “Consumo, Luego Existo. Poder, mercado y publicidad”, de Joan Torres está prácticamente agotado, pero su autor ha permitido difundir una versión completa en PDF, que además incorpora dos anexos eliminados de la versión en papel.

Una de libros

Posted on Actualizado enn

Pues eso, una serie de libros y documentos para seguir aprendiendo, que hace mucho que no recomiendo ninguno. Hay muchas cosas (abuso, familia, maltrato, trata de personas,… pero con un nexo común: la intervención social.

UAN VAELLO ORTS. El profesor emocionalmente competente.
Graó Editorial, 2009.
El mero hecho de que el profesor se presente en el aula ante sus alumnos desencadena una sucesión de relaciones interpersonales que implican un contagio inevitable de emociones. Al recordar cuáles fueron nuestros mejores profesores y por qué motivos los consideramos así, casi siempre los asociamos a cualidades sociales y emocionales tales como la cercanía, la empatía o la disponibilidad emocional, mientras que, por el contrario, los peor considerados lo son por sus carencias sociales y emocionales. Este libro incluye un conjunto de propuestas que nos ayudarán a mejorar los niveles de autocontrol y nuestra capacidad para afrontar las adversidades, así como el manejo de emociones tóxicas o la superación del malestar profesional.

vaell emoc


FRANCESCO TONUCCI. Con ojos de abuelo. Graó Editorial, 2009.
En este nuevo libro de viñetas, Francesco Tonucci, Frato, ha decidido describirnos los diversos matices y facetas de la delicada, complicada y, en ocasiones, ridícula relación que existe hoy entre los nietos y los abuelos. Se trata de un diálogo que muestra los nuevos vínculos entre padres e hijos, entre abuelos y nietos; que oscila entre los recuerdos de un mundo tan distinto que podría parecer de fábula y una actualidad tan sorprendente como la de las nuevas tecnologías; un diálogo hecho de complicidades, alianzas, incomprensiones y conflictos. Un análisis a veces mordaz, pero que no oculta su profundo amor por la extraordinaria figura del abuelo.

abue

Leído hace años.
Puesto en la lista de libros a leer hace menos años.
Leído hace unos días.

Recuerdo muchos pasajes según lo voy re-leyendo. La lectura como tiempo robado. El dogma del ‘hay que leer’. Permitir la lectura de cualquier libro, pero dejando al alcance de los chavales ‘buena literatura’. Los adolescentes de la clase ficticia: joven viuda siciliana, Tupé y Camperas, Chupa de cuero sin moto. Sobre todo los derechos del lector, que era lo que yo más recordaba.

Tengo ganas de leer Mal de escuela.

Pennac en Guía de Letras.

DOCUMENTO

La familia y el maltrato como factores de riesgo de conducta antisocial


VV.AA.


Rev. Salud Mental, Vol. 30, No. 4,2007
http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=58230407

DOCUMENTO

Proteger a la infancia: apoyando y asistiendo a las familias


R. Trenado, G. Pons-Salvador y Mª A. Cerezo. U.V.
Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30
http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/1653.pdf

DOCUMENTO

Características de las víctimas del maltrato entre iguales percibidas por adolescentes victimizados y no victimizados.

Mº J.Caurcel Cara. Cj.C. Machado, A. Almeida

Revista electrónica de investigación psicoeducativa y psicopedagógica, ISSN 1696-2095, Vol. 4, Nº. 9, 2006
http://www.investigacion-psicopedagogica.org/revista/articulos/9/espannol/Art_9_126.pdf

DOCUMENTO

Universal parenting programme to prevent earlyrandomised trial childhood behavioural problems: cluster
(Programa universal de crianza de hijos para prevenir problemas tempranos comportamiento en la infancia: ensayo clínico aleatorio tipo cluster) Original en inglés.

Harriet Hiscock, Jordana K Bayer, Anna Price, Obioha C Ukoumunne, Susan Rogers and Melissa Wake

Los problemas del comportamiento afectan a 1 de cada 7 niños en edades comprendidas entre los 4 y 17 meses. Los problemas se agrupan en problemas de “externalización” (tales como actitud desafiante activa y agresión) y de “internalización” (tales como ansiedad / depresión, retirada). Sin tratamiento, hasta un 50% de éstos evolucionan a problemas de salud mental. Los tratamientos incluyen programas de orientación en la crianza de los niños. No hay evidencia de alta calidad sobre la efectividad de éstos en la prevención universal (la que se desarrolla a gran escala en una comunidad). En este estudio se reportan los resultados intermedios del primer programa universal de crianza de los hijos, dirigido a prevenir la aparición de comportamientos tempranos de externalización en la infancia. Se llevó a cabo en Melbourne, Australia y han participado 733 familias. El programa de crianza universal produjo una reducción modesta de los factores de riesgo conocidos para predecir estos problemas, según lo observado hasta los 24 meses de edad (edad de corte del estudio). Se ha podido desarrollar con éxito en atención primaria y consiguió mejores resultados que otros programas reportados en otros estudios. Los resultados, aunque prometedores, sobre el beneficio de estos programas iniciados a edades muy tempranas son todavía insuficientes al detenerse a los 2 años de edad. Si se determinan beneficios en la edad preescolar (objetivo del siguiente estudio), tales medidas de prevención universal podrían ser consideradas como un componente clave en las estrategias de salud mental para la población infantil.

Fuente: BMJ, FAROS, H. Sant Joan de Déu

http://www.bmj.com/cgi/reprint_abr/336/7639/318
“Amor y violencia. La dimensión afectiva del maltrato”

Pepa Horno G.

Dispositivos de internamiento terapéutico para patología mental grave

de niños y adolescentesRev.de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, vol 24, nº89, 2004

A. Mª Jiménez Pascual.

ISSN 0211-5735

http://scielo.isciii.es/pdf/neuropsiq/n89/v24n1a11.pdf

Marco legal relativo a la responsabilidad parental y atención a la infancia.

Observatorio de la infancia en Andalucía, 2009

http://www.juntadeandalucia.es/observatoriodelainfancia/OIA/esp/descargar.aspx?id=1994&tipo=documento

Guía básica para , derivación y protección de las personas víctimas de trata con fines de explotación.
Red Española contra la trata de personas

APRAMP

http://www.apramp.org/upload/doc109_Guía.pdf

El maltrato infantil en el contexto de la conducta parental: Percepciones de padres e hijos

Enrique Gracia. U. de V.

Psicothema . Vol. 14, nº 2, 2002 . ISSN 0214 – 9915

http://www.psicothema.com/pdf/720.pdf

Los rebeldes del bienestar, claves para la comunicación con los nuevos adolescentes

Posted on

Los adolescentes que necesitan ayuda son los que practican la máxima de lo veo, lo quiero y lo tengo

LIBRO
Los rebeldes del bienestar, claves para la comunicación con los nuevos adolescentes

Jordi Royo receta preguntas clave para evaluar la situación de los hijos en la etapa de tránsito

María Tomás, 09 MAY 2009 VALENCIA (LEVANTE-emv)
¿Cómo se puede averiguar si un joven está pasando una buena o una mala adolescencia, si tiene un comportamiento de riesgo y necesita ayuda? Tres preguntas bastan para averiguarlo, según la experiencia aportada por el psicólogo clínico Jordi Royo en el Club Diario Levante, donde acudió a presentar su reciente libro, Los rebeldes del bienestar. Claves para la comunicación con los nuevos adolescentes (Alba Editorial) que, no por casualidad, ya va por la tercera edición.

Su receta para los padres de hijos adolescentes consta de tres claves. «Cuando lleguéis a casa, intentad contestar a estas tres preguntas: ¿Cuál es el rendimiento de su actividad principal?, ¿cómo usa el tiempo libre? ¿y su dinero de bolsillo?» Si la respuesta es positiva, los padres de esos adolescentes podrán felicitarse. «Si alguna de ellas chirría, hay que pedir ayuda», afirma Royo. Así de simple.

«Los adolescentes que necesitan ayuda son los que hacen suyo el eslogan de una entidad bancaria catalana internacional: lo veo, lo quiero, lo tengo», espetaba. Para Royo, habría que contrarrestar esas peticiones con la siguiente reflexión: «lo ves, puede ser que lo quieras, pero antes de tenerlo deberías preguntarte ¿lo necesito? y, en todo caso, ¿cómo y cuándo lo puedo tener?».Y mientras , este profesional de la salud también guardaba tres preguntas para que los padres se respondieran a sí mismos. No podía de ser de otra manera, ya que el adolescente es el resultado y el espejo del mundo adulto. Léase una sociedad que enaltece la violencia desde múltiples ámbitos (videojuegos, tv y cine) o el consumo de cocaína en España, el más elevado de Europa, cuando no la fiebre consumista…

Por eso, las preguntas para los mayores son: «¿Qué estilo de educación utilizáis; la familia sobreprotectora, la permisiva, la delegativa o la corresponsabilizadora?». Y aquí una reflexión. «Una familia de transexuales puede ser corresponsabilizadora y una tradicional, sobreprotectora (el niño en el pedestal)». Y sigue con su cuestionario para mayores: «¿qué ilusión ponéis en vuestro trabajo diario?» y otras tres más: «¿cómo usáis vuestro tiempo libre, vuestra economía familiar y qué sincronía hay con vuestra pareja? Si contestáis con honestidad podréis averiguar si necesitáis ayuda». Eran consejos de un psicólogo clínico con mucho rodaje en el trato con adolescentes. No sólo como experto en prevención de drogas en Badalona. Royo también creó el centro Amalgama que imparte cursillos para padres de adolescentes y reeduca a los hijos (www.amalgama7.com) y de su seno nació la Fundación Portal, que ayuda a familias con hijos drogadictos y trastornos mentales.

Uno de los valores de su trabajo ahora publicado es que establece claves para ayudar a los padres a recuperar la comunicación y aporta pautas para determinar los riesgos, de los que se queja, por cierto, que la escuela no los aborde directa y específicamente, tal vez como asignatura. Entre los riesgos, señala la práctica con drogas en un momento de crecimiento; los trastornos alimentarios (también la vigorexia) «que son resultado de la sociedad de la opulencia, el culto al cuerpo perfecto, que no al cuerpo sano»; las socioadicciones (internet, los juegos o las compras compulsivas) y la sexualidad segura entre comillas, «puesto que, pese a estar más informados, se duplican los embarazos no deseados y la mayor parte de los menores de 20 años no usan preservativo». El director del ITG Valencia, Manuel Ramos, señalaba que «es un trabajo hecho con claridad, conocimiento de causa y respeto, que no represión, y que te da la oportunidad de tomar conciencia», decía. «Es un libro útil para los que, como padres, están en proceso de formación», añadía la terapeuta gestalt Nuvia Sequera apuntando una de las claves que saca a relucir el autor. «Si existen clases para prepadres, ¿porqué no para padres de hijos adolescentes?». Y al hablar de la familia y afirmar que «la única forma de formar en valores es ejerciéndolos», la terapeuta daba en el clavo de otra clave importante para Royo: «si no cambiamos nosotros, no les pidamos a ellos que cambien».
LV

FICHA
Los rebeldes del bienestar: claves para la comunicación con los nuevos adolescentes
Autor : Royo Isach, Jordi

Páginas : 272
Editorial :
Alba
Idioma : Español
Fecha de Publicación : 01/09/2008
ISBN : 978-84-8428-421-5
Encuadernación : Rústica
Nº Volúmenes : 1

Los adolescentes del siglo XXI, en el llamado primer mundo, sonesencialmente distintos de los de las pasadas generaciones. Son loshijos de Internet, de un mundo global, muy sujetos a las modas y a lasleyes de un mercado de consumo poderoso y globalizado. Estos nuevosadolescentes tienen que librar una singular batalla con los cambiosprofundos de una sociedad en permanente estado de transformación queoferta muchos caminos en los que el adolescente puede confundirse ypadres y educadores verse desorientados.

Jordi Royo es psicólogo clínico, técnico asesor para la implantación de programas de prevención de drogodependencias de la Diputación de Barcelona, coordinador del programa municipal de prevención sobre drogas del Ayuntamiento de Badalona, asesor clínico de Amalgama-7, centro de atención bio-psico-social al joven y al adolescente, vice-presidente de la Fundación Privada Portal y colaborador docente en los cursos de doctorado y másters de psicopatología del adolescente de la UAB y de la Universidad de Girona.
www.albaeditorial.es

Tus hijos no son tus hijos

Posted on

“Tus hijos no son tus hijos”

( Khalil Gibran )

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar
ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

Khalil Gibran

Martín Casariego: sobre Acoso Escolar

Posted on Actualizado enn

artín Casariego · «El acoso escolar es una derrota de la educación frente a los peores instintos»

ENTREVISTA
En « La jauría y la niebla» (Algaida), Martín Casariego se introduce como novelista en la mente torturada de un niño
al que sus compañeros de clase humillan diariamente
El libro, ganador del  II premio Ciudad de Logroño, dibuja una metáfora sobre la inherente tendencia de la sociedad, de la manada, a no perdonar a aquellos que no encajan en un perfil preestablecido.
Portada Casariego y la otra vuelta a la infancia El depredador y su alientoEdades y peligros • La pérdida de la inocencia

M. MOREIRA, 13-04-09 VALENCIA (ABC)

-El acoso escolar está más presente que nunca en los medios de comunicación, pero ¿se produce ahora con más frecuencia que en el pasado?

-El acoso escolar ha existido siempre, desde que ha habido escuelas. Y cuando no las había también, porque responde a un instinto animal y gregario que lleva a señalar a alguien que se sale del grupo. Veo con optimismo que desde hace unos años el tema esté más presente en los medios, porque eso significa que le estamos prestando más atención. Es un problema que puede ser muy grave y no sólo afecta al niño sino a su entorno. En mi libro, el acoso escolar afecta a un niño, pero por extensión también a su hermano pequeño. Otro de los protagonistas es un escritor que también sufre las consecuencias del acoso del que fue víctima su propio hijo.

-¿Por qué le atrajo la violencia de grupo sobre el individuo como materia literaria?

-Porque todos lo hemos podido sufrir, o al menos sí entrever, y por el valor simbólico que entraña el hecho de que el acoso se produce precisamente en el lugar donde los padres envían a los hijos a aprender y a respetar a los demás. Es una derrota de la educación frente a los peores instintos humanos.

-¿Quién es el principal responsable de esta situación?

-La responsabilidad mayor es de los padres y profesores. Ha habido una época en que éstos han abusado de su autoridad, pero ahora el péndulo ha ido demasiado hacia el otro lado. Hacia una permisividad de la que somos culpables todos. Padres que no riñen ni castigan y profesores que no pueden hacerlo, porque les hemos quitado una herramienta fundamental para la educación, que es la autoridad.
-¿Qué perfil es más proclive a ser objeto de estos abusos?

-Le puede tocar a cualquiera. Los que tienen más posibilidades de ser objetivo de la jauría son los que destacan en algo: el gordito, el más guapo, el más listo, el más tímido o el más pacífico. Pero muchas veces la víctima no encuentra la causa que lo explique, y esa es una de las cosas que más le desasosiega. Por añadidura, el acosado suele ser el que tiene sentimiento de culpa, mientras que muchas veces el acosador distorsiona la realidad y piensa que el agredido es él.
-¿Por qué ha decidido situar la novela en el País vasco?
-Para mí hubiera sido más fácil ubicarla en cualquier otro lugar, pero al hacerlo en un pueblo guipuzcoano la novela adquiere otra dimensión. El lector cuando cierra el libro es consciente de que hay más variantes de violencia del grupo sobre el individuo.
-A lo largo de su carrera, ha firmado los guiones de películas como «Amo tu cama rica» y «Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero» (adaptación de una novela suya) ¿Suele trasladar de algún modo su faceta cinematográfica a la literatura?
-Un guión es una escritura mucho más desnuda, que obliga a encontrar imágenes, pero la literatura también se escribe a través de ellas. Mi novela arranca con un niño que tiene que hacer un esfuerzo enorme para subir unas escaleras porque le conducen a un infierno horrible, que es su clase. Es una escena que considero muy cinematográfica. La literatura siempre ha buscado las imágenes; «Tristán e Isolda» y «La Ilíada» son perfectos ejemplos de ello.
ABC

Casariego y la otra vuelta a la infancia

Martín Casariego vino a Santiago a promocionar su última novela

POR XURXO FERNÁNDEZ
SANTIAGO de C.20 ABR 2009 (EL CORREO GALLEGO)
Nuestros primeros años de andadura en esta vida son definitivos. En ellos, entre la infancia y la adolescencia, pasa lo que nos marcará para siempre.

Fíjense en la casuística literaria o cinematográfica. Las dos disciplinas nos han dado con frecuencia buenas muestras de las huellas imborrables que esa franja temporal produce en espíritus especialmente sensibles o receptivos. Un mal paso, una mala experiencia, convierte a un humano normal en un depredador sanguinario. O en un suicida. A veces, en un genio.
Recuerden Otra vuelta de tuerca, de Henry James. Nos enseñaba que el mal no sólo habita necesariamente en los adultos. Al protagonista de la durísima La infancia de Iván, de Andrei Tarkovsky –que tanto gustaba a aquél raro que fue Jean-Paul Sartre, y a cuenta de la cual tuvo un enfrentamiento a muerte con el ciego comentarista cinematográfico de L’Unità–, le cambia su existencia la guerra, y hace de él no sólo un superviviente, sino un monstruo que es víctima de otros monstruos mayores que él, y, por lo tanto, con mayor experiencia y efectividad.

Hablamos de la misma infancia dura, inexpresable e indecente de ciertos personajes de Charles Dickens –Oliver Twist entre ellos–. Una historia de terror que ha de repetirse a lo largo de los siglos, y que sólo va difiriendo en los pequeños matices que impone el avance de la tecnología, que no el de los sentimientos.

Martín Casariego, un narrador singular que pertenece a una notable familia de creadores (sus hermanos Antón y Pedro Casariego Córdoba, que fue uno de los poetas más destacados y originales, más fuertes, con más cosas que decir de la segunda mitad del siglo XX), ha puesto el dedo en una de las llagas que más nos escuece a todos hoy: la del acoso escolar. Lo hace en una novela tan hermosa como extrema que acaba de publicar Algaida: La jauría y la niebla (y que obtuvo el II Premio Logroño de novela). Y ahonda en las situaciones y en los caracteres como lo haría Kafka: con una desesperanza terrible, descrita con ese mismo sentido de la riqueza que encierra el género humano en sus momentos de crisis –entendida ésta como lo que es: un cambio radical en el devenir–.

Esa historia de Ander, de Leandro, de Ignacio Mayor, es el mismo relato despiadado del desasosiego. Es terrible, sí. Pero de una trascendencia épica.

Una verdadera joya.
eCG

«La derrota de la educación frente a los instintos»
Martín Casariego vino a Santiago a promocionar su última novela

C. P. 17/4/2009 SANTIAGO de C. (LA VOZ de G)
La última novela de Martín Casariego (Madrid, 1962), La jauría y la niebla , aborda un tema tan de actualidad como el acoso escolar, si bien el fondo de la historia es una reflexión sobre la inocencia y la esperanza «porque si no existieran no habría nada». Ander, el protagonista, es un adolescente que sufre la violencia de sus compañeros de instituto. Los otros dos personajes son su hermano pequeño, al que desvelan que los Reyes Magos no existen, y el escritor Ignacio Mayor, que el mismo día da una conferencia en el centro de Ander.

-¿Por qué elige el tema del acoso?

-Me parece que explica mucho de la condición humana, porque es un tipo de violencia del grupo contra el el individuo, de la jauría contra la presa. Pero es muy doloroso, y literariamente muy rico, por la edad de quienes la sufren. Y por el ámbito en que se produce, que es donde se educa, donde se trata de enseñar a respetar al otro. Representa la derrota de la educación frente a los instintos.

-¿La educación no funciona frente a una violencia que no es nueva?

-Estoy seguro de que funciona en más casos de los que fracasa. Que los medios de comunicación se hayan hecho eco ayudará a reducirlos.

-¿Es no novela más dura?

-Pesa más lo negativo, pero también aflora lo bueno, hay una cierta esperanza. Es todo caso, es una novela de madurez, no podría haberla escrito con 35 años o 27. Es dolorosa, pero a un tiempo tierna, con contrapesos.
LVG

El depredador y su aliento

P. H.  11.04.09 – VALENCIA (LAS PROVINCIAS)
La presión del grupo sobre el individuo desvalido es el tema central de esta novela. Martín Casariego (Madrid, 1962) la ha construido alrededor de temas que le interesaban desde hace años: el de la violencia (en forma de acoso escolar) y la situación de la educación, la pérdida de la inocencia .

El autor estuvo recientemente en Valencia y explicó que deseaba referirse a la “enorme conspiración” de los Reyes Magos, “la mejor armada”. Así caracteriza a uno de los tres personajes centrales de la obra: Leandro, un niño de 7 años.

Novelista consolidado por títulos como Y decirte alguna estupidez como por ejemplo te quiero (1995), adaptada para el cine por él mismo, que también fue coguionista de Amo tu cama rica, Martín Casariego hace coincidir en algún momento, y de dos en dos, a los protagonistas: Leandro, su hermano mayor, Ander -acosado por otros adolescentes-, e Ignacio Mayor, un veterano escritor que se pregunta por el fin de la vida.

La combinación de estos tres puntos de vista, tres historias que se entrelazan alrededor de los temas centrales, ha sido una de las mayores dificultades para el autor, después de otras 12 novelas y decenas de relatos. En sentido literario, admite que se trata de algo “arriesgado” pero que supone cierta ventaja para mantener el ritmo y mantener enganchado al lector. Con cada historia se puede ir aplazando la intensidad y resolución de las otras.

La niebla del título representa “la amenaza, el miedo”, según expresa el autor. El aliento del perseguidor.

La jauría, que sólo puede ser de perros, son quienes perpetran sobre el individuo la violencia en grupo: en sus diferentes formas acoso escolar, laboral, xenófoba…

Martín Casariego reconoce que ha pretendido “humanizar” en cierto modo a los acosadores del joven vasco Ander, que sufre presiones lingüísticas y persecuciones de sus compañeros, y que padece cierta desprotección de su entorno.

“Es el lector quien debe juzgar al acosador (en figuras de personajes secundarios muy bien perfilados como Gorka o El Chupa-Chups), quien los vea como perros o como lobos”, en forma de jauría o de manada.

El narrador no podía juzgarlos porque haría perder fuerza a la historia. Además, así se crea una segunda consecuencia: “interpolar ética y moralmente al lector”.

La formación de jaurías, la grupalidad “está en el ADN” del ser humano. En la Edad de Piedra había que sobrevivir, había que cazar, eludir peligros. Hoy se ejerce el acoso, entre otras razones, “por miedo a ser acosado o por una distorsión de la realidad de quien se siente agredido por la víctima”.

La jauría y la niebla no es una crítica a los profesores o el sistema escolar. Es más bien un reflejo “del fracaso de toda la sociedad” en el proceso educativo, que en primer lugar el autor atribuye a la familia, en segundo al colegio e instituto.

Casariego sale en defensa del profesor porque “se les ha quitado autoridad, una herramienta muy importante en su trabajo”. A partir de ahí, dibuja a docentes comprometidos y a otros que no quieren saber nada del problema de todos los Ander.
LP

Edades y peligros

Por José María Pozuelo Yvancos (ABC)
El acoso escolar en un instituto de enseñanza secundaria se ha convertido por desgracia en asunto de enorme actualidad, y aunque no tiene por qué haber influido directamente en la escritura de esta novela, hay un caso real, ocurrido también en un pueblo vasco, que saltó a la Prensa y dejó a todos sobrecogidos, por un desenlace trágico que La jauría y la niebla tampoco evita. Considero que haber desvelado el final no entorpece su lectura, ya que la tensión de la que Martín Casariego se sirve no está basada en el ingrediente de la intriga. Quiero decir que lo que el lector se pregunta conforme va leyendo la obra no es qué va a pasar con Ander, el adolescente protagonista que sufre bullying, sino, en todo caso, cómo es posible que tales cosas ocurran, por qué hay tanta crueldad y violencia soterrada en nuestras aulas.

No es esta una novela que discurra hacia adelante, sino que en cierto modo progresa en espiral. Eso hace que tanto su final como parte de su desarrollo sean consabidos, porque el libro no busca otra salida que la que tiene. Lo consabido, que ciertamente podría haber lastrado estas páginas, no actúa aquí como demérito de la novela, ya que el autor lo ejecuta conscientemente y su evolución parece formar parte del ingrediente ético testimonial de la obra.

Los Reyes Magos. Junto al acoso escolar que sufre Ander, historia que ocupa un tercio de los capítulos, hay otras dos que se van alternando con ella. Una es la de Leandro, su hermano pequeño, quien a los ocho años anda en la edad en que se pierde la inocencia en la escuela por haber descubierto que los Reyes Magos o el ratoncito Pérez no son tales. Estos capítulos son más planos, tienen un interés menor y quizá habría beneficiado a la estructura de la obra que hubieran ocupado un lugar menos preponderante, porque su desarrollo resulta desproporcionado respecto a la idea que los motiva y alimenta.

Soledad de hotel. Los capítulos dedicados a ambas historias escolares se ven hilvanados no únicamente por el vínculo familiar de Ander y Leandro, sino por otra historia que comparten en las veinticuatro horas en que transcurre la acción. Las aulas de los menores y de los adolescentes son visitadas ese día por un escritor en el final de su carrera, Ignacio Mayor, que ha escrito libros de literatura juvenil y novelas de adultos. Aparte del asunto de la relación distante y difícil de los jóvenes con la literatura, el interés de estos capítulos lo proporciona el personaje de Ignacio y su melancolía, la soledad del hotel y las circunstancias anejas a esa vida de autores que hacen «bolos» en provincias. También el hecho de la relación antigua con Irene, la profesora que le ha invitado y con la que hace años tuvo una cercanía que se remueve ahora. Pero queda implícita, no desarrollada, solamente sugerida, lo que constituye un acierto.

Podría decirse que a estos capítulos les ocurre justo lo contrario que a los del niño pequeño: quedan menos desarrollados de lo que sus posibilidades ofrecían, aunque por otro lado Martín Casariego extrae rendimiento de su laconismo y contención por el uso de los sobreentendidos o de cuanto los personajes se dicen sin decir. Aquí desarrolla la novela un ámbito psicológico de reflexión en torno a una edad que ve caer las ilusiones de antaño. Es una pena que estos capítulos incluyan innecesarios excursos, como la figura de Fermín, el representante editorial, que no es frecuente en tales circunstancias, o el exagerado comentario sobre el desconocimiento casi general de Amin Maalouf o de Julio Cortázar. Cualquiera que conozca los ambientes de los institutos de hoy ve desproporcionadas tales sorpresas y alarmas.

Graduada tirantez. Salvadas esas ingenuidades, los términos mejores los alcanza la novela en el buen trazado del perfil de sus personajes. Tanto Irene como Ignacio están bien dibujados y revelan que Casariego ha trabajado con mimo su desarrollo. Estos capítulos y los dedicados a la progresiva tensión entre Ander y sus compañeros de instituto proporcionan a la novela un buen tono medio, que por momentos se eleva cuando asiste el lector a la muy graduada tirantez en diálogos que revelan el progresivo acoso de Ander y la angustia con que el personaje lo sufre.

Violencia en el País Vasco. No estoy seguro de que beneficie a la novela un tema inserto que es tratado de pasada. Me refiero al de la violencia del País Vasco, lugar en que la trama se desarrolla. Las referencias a los maquetos y las alusiones explícitas que se hacen a sentimientos xenófobos perturban más que aclaran. No porque no sea saludable la valentía del autor al hacer tal denuncia, o porque les falte pertinencia considerados en sí mismos, sino porque podrían llevar a una lectura de la novela seguramente no deseable.

Tal lectura posible sería la que estableciera una relación de causalidad entre un tipo de violencia y la otra. A mi juicio, el tema de La jauría y la niebla (que trata tres edades sucesivas y los peligros que a cada una le corresponden) queda justificado en sí mismo y el desarrollo de la trama no necesita una hipotética deducción del lector sobre la motivación de la violencia por un contexto sociopolítico concreto, que es tema distinto.
ABC

Martín Casariego: La pérdida de la inocencia

Autor de la sensibilidad, las emociones y las sensaciones, Martín Casariego se ha hecho una finta a sí mismo para marcarse una novela de tema social.
La jauría y la niebla” (Algaida) ha obtenido el II premio Ciudad de Logroño de Novela gracias a su retrato de un acoso escolar en el País Vasco.

Begoña Piña (www.que-leer.com)

A través de tres personajes, el autor retrata en La jauría y la niebla la pérdida de la inocencia, el descubrimiento del dolor y la resignación. Todo ello con el relato de los hechos de un día en la vida de estas tres personas: un niño de unos siete años al que descubren el secreto de los Reyes Magos; su hermano mayor, un adolescente salvajemente acosado por algunos de sus compañeros, y un escritor que visita el colegio de ambos para hablar de uno de sus libros.

— ¿Poner voz a un niño o a un adolescente es especialmente delicado?
— Escribir de niños es muy delicado, porque no te tienes que pasar de ñoño ni de sabiondo. Pero todo lo que va haciendo el personaje son cosas de las que yo me acuerdo, los juegos, los piques… Y, además, ahora estoy descubriendo muchas otras cosas con mis hijos. Mi hijo de cuatro años, por ejemplo, me pregunta mucho por la muerte. Y es que los miedos empiezan antes de lo que se suele pensar.

— El mundo interior del adolescente es más complicado. ¿También ha echado mano a su experiencia?
— Sí, también. Lo que pasa es que recuerdo con más cariño mi infancia que mi adolescencia. En la adolescencia y la infancia ya piensas en cosas fundamentales del mundo y de la vida, aunque luego las abandonas. Yo, desde luego, a esa edad pensaba mucho más en dios, la muerte, el espacio, el infinito… Ahora lo sigo pensando, pero doy la batalla por perdida y prefiero centrarme en otras cosas.

— Este adolescente vive un infierno, para ello no le habrán valido sus recuerdos…
— Las reflexiones del chico de la novela, un chico de catorce, son posibles. Lo que le pasa es algo que ocurre con cualquier persona maltratada. Pierdes la autoestima, te empiezas a considerar culpable, empiezas a pensar que a lo mejor te lo mereces…
Los tres personajes viven historias de amor. ¿Se acuerda del primer amor?
La primera vez que recuerdo haberme enamorado es con siete años, la edad del niño de la novela.

ADIÓS A LA INFANCIA

—  Una vez más, la juventud aparece en su novela. ¿Por qué fabula tanto alrededor de ella?
— Primero, porque yo empecé a publicar con 27 y muchos de esos libros los he escrito entre los 27 y los 35. Y segundo, porque, aunque creo que cualquier momento de la vida es interesante, en la adolescencia y la juventud todavía te puedes permitir los sueños y vivir con ellos. Y eso para escribir también es más bonito. A mi edad, aunque sigues teniendo sueños, son menos y son más reducidos.

— A pesar de ser una novela sobre el acoso escolar, da la impresión de que la intención es más emocionar que concienciar. ¿Es así?
— La literatura lo que tiene que hacer es emocionar. Y las cosas que te emocionan son seguramente también las que te hacen reflexionar. Para que a mí un libro me emocione tiene que estar bien construido, bien escrito… A mí la historia de una jovencita de la edad que tiene Julieta, que se suicida por amor, pues en sí, si no está muy bien escrita, me aburre, me da risa.

— Estar encerrado años con una historia así y ser padre, ¿hace doloroso el trabajo?
— Para mí no es doloroso, pero es una cosa extraña. Ha habido momentos difíciles, claro, y creo que está bien que sea así. Yo no podría escribir manteniendo la frialdad, una distancia total, no me implicaría en la historia y no la escribiría.

— Y con este trabajo ¿ha crecido el instinto protector hacia sus hijos?
— No creo que por escribir esta novela me preocupe más lo de mis hijos, aunque sí es verdad que ahora estamos todos muy alerta. Y yo creo que eso está muy bien, pero también que ahora somos demasiado protectores. Hay que encontrar el término medio.

— Una de las aventuras del niño es la de la decepción, conocer el secreto de los Reyes Magos. ¿Es el primer paso para perder la inocencia?
— Para mí es como el símbolo. Aunque los cambios de las distintas épocas de la vida se producen poco a poco, en la biografía de todos nosotros hay ese cambio, que es muy puntual. Se produce con siete, con ocho, nueve años. Tampoco creo que sea el fin de al infancia, pero sí que es un momento muy importante porque descubres que la magia posiblemente no exista y que la gente que tú más quieres te puede engañar.

— ¿Usted se acuerda?
— No me acuerdo de cuando me enteré y me sorprende, porque tengo bastantes recuerdos de la infancia…
Sin embargo, lo que le pasa al niño pequeño de su historia es más terrible que eso…
Le han robado la infancia. Lo horrible del acoso escolar, además del caso concreto, evidentemente, es el sufrimiento de los seres cercanos. Y en este caso, a este niño, el hermano pequeño, lo han destrozado. Y no quiero imaginar el dolor de unos padres…

— Ahí introduce el tema del suicidio, que usted desgraciadamente vivió con el de su hermano Pedro. Podía haber esquivado el asunto, pero no lo ha hecho, ¿ha sido duro?
— Lo que pasa es que, cuando murió mi hermano, yo tenía 31 años. Para mí ha sido, como es normal, muy doloroso, pero si yo hubiera tenido ocho años, creo que hubiera sido mucho más terrible. Y si es un hijo tuyo, es mucho más terrible aún. Es una cosa que tengo y, aunque procuro no pensar mucho en ello, forma ya parte de mi vida. Y, en el fondo, yo creo que todos acabamos escribiendo de nuestras experiencias y de nuestros sueños y de nuestras conquistas y de nuestros fracasos. Alguna vez me he planteado escribir algo más directamente sobre mi hermano, pero todavía no lo he hecho. Si lo hiciera, no lo novelaría. A lo mejor dentro de un tiempo lo hago.

UNA LECTURA METAFÓRICA

— ¿El adulto de su historia es símbolo de la resignación?
— Una vez que vas viendo cómo es la vida, que te han caído palos por todos lados… lo grande ya no te lo crees. Y tienes que ir buscando otras cosas. Cuando eres más pequeño, te preocupas por lo grande, y cuando eres mayor te preocupas por lo pequeño.

— Ese personaje es un escritor que visita colegios para hablar a sus jóvenes lectores. ¿Cuántas anécdotas propias hay en esta parte de la novela?
— Creo que todo lo he vivido yo. Los niños pequeños son muy graciosos. En ellos hay entusiasmo y a la vez una capacidad muy limitada de mantener mucho tiempo seguido la atención. Tienen esa cosa de ponerse serios cuando les dicen que entra el autor… Claro que me ha pasado. Esos casos de espontaneidad, de ternura… Y me han preguntado esas mismas cosas, que si soy feliz… O cuando hablas de un animal y uno tiene un perro, otro un loro… En la novela, he puesto al escritor un poco más impaciente quizás de lo que pueda ser yo, pero es que es muy comprensible. Cuando te agarran y empiezan a tirar de ti… Alguna vez me ha dado miedo que me metan en el ojo un bolígrafo, porque se acercan, te empujan, vociferan… Esa es la parte que tiene humor de la novela. Cuando hacía eso, me reía.

— Ha ambientado la novela en el País Vasco. ¿Le preocupa que se haga una lectura metafórica?
— Esa pregunta no tiene una respuesta tan clara. Yo sé que esto me va a traer cierta cola, que va a haber gente que leerá la novela políticamente. No es una novela partidista; ahora bien, que se interprete como política en el sentido de que tiene una postura cívica, pues me parece muy bien. Lo he hecho conscientemente, yo tampoco soy idiota. No he caído en la tentación de que al chico lo acosen porque sea un maqueto, que podía haber sido un motivo. Me interesaba marcar una cierta distancia, porque en el libro hablo de muchas cosas, de suicidio, del acoso, del ensañamiento del grupo con el individuo… de cómo se puede desatar una violencia brutal. Me parece muy importante hablar de cómo esa violencia está soterrada y cómo de pronto puede estallar. Y es importante reflexionar sobre lo difícil que es enfrentarse a eso, porque es más fácil mirar a otro lado.

— Ese mirar hacia otro lado va a hacer pupa en el País Vasco.
— Pues me parece muy bien. Pero es que en el País Vasco ocurre con catorce y con cuarenta años, y fuera del colegio, en la calle. Es que yo leo los periódicos y veo los telediarios. He procurado hacer una novela contenida y muy documentada en esto. Que yo no me invento la figura del vigilante lingüístico, ni me invento el nombre de una plaza que tiene el nombre de un terrorista, ni el que pisoteen las flores de una viuda… Es que a veces que te pongan un espejo delante es muy molesto. El que se vea feo en ese espejo, pues que piense. Puede haber quien piense que yo me meto en un terreno incómodo. A lo mejor, para mí es muy incómodo no pisar nunca ese terreno y hacer como que eso no pasa, ¿no? El que se identifique con los acosadores o con el que mira a otro lado se está retratando él, yo no he señalado a nadie.

— Usted no es un escritor que trabaje sobre temas sociales, ¿por qué lo ha hecho ahora?
— Es verdad, en las otras hay un interés por los asuntos del espíritu de cada individuo. Pero aquí he querido hacer una novela para que nos demos cuenta de que hay cosas en la sociedad de las que todos somos responsables. Me interesa eso y es una preocupación social, por los hijos y también por la educación.

— Educación que no está en sus mejores momentos…
— Hemos vivido un momento de gran prosperidad económica y, lamentablemente, no ha servido para que se mejore la educación. Ha empeorado, seguramente. Cuando a un alumno, y eso es igual en el País Vasco que en Madrid, le preguntan si le suena Cortázar, a lo mejor dice que es un conquistador…

— ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?
— Somos los responsables de la educación de la siguiente generación. Si tenemos una mejor educación, los que lo hicieron bien fueron nuestros padres y abuelos. ¿Qué es eso de decir que los adolescentes son unos tarados? Si el responsable eres tú y la sociedad. Y claro, te empiezas a plantear si, en ciertas cosas, es igual que el poder sea de izquierdas o de derechas, porque tampoco los socialistas han cambiado o mejorado esto.

— ¿Y cuál es la responsabilidad de los profesores?
— Yo me he encontrado a una profesora de Literatura a la que no le gustaba leer. Claro que es un caso entre quinientos. Creo que los que más hartos están son los profesores. Les hemos quitado la autoridad. El mensaje es: profesor no te metas en líos, no hagas bien tu trabajo, porque te pueden denunciar. Ojalá éste sea un libro que haga que algunas personas se sensibilicen más con el acoso escolar, con la educación y con todo.

EDUCACIÓN Y REPRESIÓN

— ¿Usted diría que en su infancia existía la misma violencia que ahora?
— Puede que ahora haya algo aún peor que el ensañamiento. En el libro se cuenta la historia de una chica que cambia de instituto y los acosadores mandan un mensaje de móvil al instituto nuevo para que la sigan acosando. Eso antes era más difícil. Así que sí, todavía hoy hay un giro más de tuerca.

— ¿Qué es lo peor del acoso escolar?
— Lo más aterrador es que eso ocurra justamente en el sitio donde van los niños para ser educados y para convertirse en ciudadanos aprovechables por la sociedad.

— Hay casos reales más crueles que el que usted describe. ¿Ha suavizado la situación intencionadamente?
— La historia a mí me parece que es muy dura, la mires por donde la mires. Pero no he querido cargar las tintas, ni siquiera en el desprecio que yo pueda sentir hacia los acosadores. Ese desprecio también lo tiene que poner el lector. Si cargo las tintas, le quito fuerza.

— Al final, ¿lo que ha hecho es escribir sobre la barbarie que llevamos dentro?
— Es que yo creo que estamos muy cerca de esa barbarie. Hay un apagón en cualquier ciudad y hay robos, violaciones, asesinatos y de todo. Claro, no salimos todos a violar a la vecina. Para controlar eso, una parte es la educación, que es la más eficaz, porque tú solito te controlas. Y luego están la policía y los jueces. La educación y la represión, digan lo que digan. La teoría anarquista de que no haya poder sería el desastre total.
www.que-leer.com

FICHA

Título
LA JAURÍA Y LA NIEBLA
Autor
CASARIEGO, MARTÍN
Editorial
ALGAIDA EDITORES, S.A. www.algaida.es
ISBN
978-84-9877-189-3
Edición
RUSTICA
Nº de Edición y año
1ª, 2009
N° páginas
320

TAMBIÉN
Premio Ateneo De Sevilla
Ganador 1997
“La hija del coronel”, Martín Casariego
literaria.algaida.es


Idea
10 Oct 2008

‘La jauría y la niebla’, una novela dramática sobre el acoso escolar inspirada en el caso Jokin
ENTREVISTAS· MARTÍN CASARIEGO GANADOR DEL PREMIO LITERARIO ‘LOGROÑO DE NOVELA’
«Nunca he escrito algo tan dramático»
Martín Casariego ha ganado el II Premio Logroño de Novela con ‘La jauría y la niebla’
· La obra,  ambientada en el País Vasco, está inspirada en decenas de casos que ha ido recopilando el autor a lo largo de los últimos años, aunque especialmente en el suicidio del joven guipuzcoano de 14 años que sufría el acoso de sus compañeros en Hondarribia
· Se va a publicar en febrero de 2009

9 Oct 2008
Martín Casariego gana el Premio Logroño de Novela por una obra sobre el acoso escolar
‘La jauría y la niebla’ es un relato ambientado en el País Vasco que ocurre en un día y que tiene como asunto principal el acoso escolar. La obra está inspirada en decenas de casos que ha ido recopilando el autor a lo largo de los últimos años, aunque especialmente en el suicidio de Jokin, el joven guipuzcoano que sufría el acoso de sus compañeros.

20 de febrero de 2009
Martín Casariego publica  ‘La jauría y la niebla’ ,  Premio Logroño de Novela 2008

04 de marzo de 2009
La nueva novela de Martín Casariego habla del miedo del bullying y de la pérdida de la inocencia

“Actualmente hay un abandono absoluto de los lectores infantiles”

Posted on Actualizado enn

“Actualmente hay un abandono absoluto de los lectores infantiles”

Mercedeschivelet2 En La prensa infantil en España, desde el siglo XVIII hasta nuestros días, la doctora en periodismo Mercedes Chivelet analiza la evolución y las aportaciones de las principales publicaciones destinadas a los más pequeños. Este repaso histórico, el primero en detenerse en un género muchas veces considerado menor, permite entender cómo se ha visto a los niños y jóvenes en cada momento del país y sirve a la vez como memoria de un sector editorial que languidece y que ha “abandonado a sus lectores”.

El libro, editado por la Fundación SM, está elaborado a partir del estudio de más de 2.000 ejemplares de 400 cabeceras diferentes, desde el primer periódico infantil, Gazeta de los Niños, aparecido en 1798, hasta Tu mejor amiga, de 2005.

Esta “recopilación de la historia de una prensa olvidada”, como lo define su autora, revela la existencia de diversas etapas a tono con el contexto político, social y económico de la época. La primera es al inicio, cuando salen las primeras publicaciones infantiles y la visión es “muy paternalista, educativa y didáctica, buscando siempre la colaboración de los padres para llegar a los niños y con contenidos adaptados a sus mentes”, señala Chivelet.

“A lo largo del siglo XIX -continúa- la prensa infantil va evolucionando gracias a la llegada de la historieta y los tebeos. Se hace más lúdica y divertida, menos encorsetada y empiezan a surgir suplementos de periódicos y revistas muy buenas”.

La profesora de Tecnología de la Información en la Universidad Complutense de Madrid señala que “así va a estar (el sector) hasta la Guerra Civil, cuando se produce un corte. Hay escasez de papel, presiones ideológicas por ambos bandos y, terminada la contienda, prevalece la ideología triunfadora sobre los contenidos de los periódicos infantiles”.

Hacia el año ’40 la prensa para los más pequeños encuentra el camino que la llevará a los años de mayor esplendor. Comienza a “liberarse de esa carga ideológica con mucha habilidad y aparecen algunas publicaciones diferentes, como Maravillas, que lee todo el mundo, con mucho humor, buena literatura y grandes firmas como Gloria Fuertes y otros”, destaca Chevelet.

A partir del año ’50 -añade- “la evolución que vive la sociedad se refleja en esta prensa, que es cada vez más lúdica y se preocupa más por implicar al niño, algo que se mantiene ya hasta ahora. En 1981, cuando sale Pequeño País, raro es el diario que no tiene un suplemento para niños. A partir de ahí se dan años muy ricos en contenidos y atención. Al final de siglo viene el declive”.

Chivelet se muestra alarmada por el estado actual de la prensa infantil tras el reciente cierre del suplemento de El País (“que va venía bajando lentamente el listón desde 1998, cuando pasó a tabloide”) y de “otros ceses también muy importantes”.

La periodista afirma que hay un “abandono absoluto de los lectores infantiles”, ya que “todos los periódicos cuando entran en ahorro o crisis lo primero que suprimen es su publicación para jóvenes, porque quizás no genera el mismo nivel de consumo”. Y remarca que, a esta ausencia de “cosas interesantes”, se suma la “invasión digital”.

Con La prensa infantil en España, Chivelet, que dedicó largos años a recopilar publicaciones y analizarlas, asegura que ha comprobado cómo “esta prensa que la gente ha ninguneado ha cumplido sin embargo su misión. Han trabajado en ella periodistas, escritores, ilustradores e historietistas de primera fila y ha tenido una riqueza de contenidos extraordinaria. Incluso a mí, al escribir el libro, me ha sorprendido su gran aportación a lo largo de historia”.